“La unidad es superior al conflicto”: Pablo Moyano decidió continuar en la CGT

0
69

Tras varias semanas de tensión en el sindicalismo, Pablo Moyano continuará en su cargo de secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT). El líder sindical tomó la decisión luego de reunirse con sindicalistas aliados, entre los que se encontraban Omar Plaini, Secretario General de Canillitas; y Mario “Paco” Manrique, de SMATA.

El dirigente sindical tomó la decisión en el cónclave que se realizó en la sede del gremio de Camioneros, luego de que corrieran los rumores de renuncia por haber faltado sin aviso a la cena de la mesa chica de la CGT con el presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos, un gesto que anticipó la ruptura.

“Romper la CGT sería un acto de irresponsabilidad, nuestra y de cualquiera”, dijo Manrique a la salida del encuentro de este martes. “La unidad es superior al conflicto”, agregó Plaini.

También parciparon Jorge García (taxistas), Raúl Durdos (SOMU), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes) y Graciela Aleña (viales).

La cena con el presidente Alberto Fernández

De la reunión participaron el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, los otros dos triunviros -Daer y Acuña- de la central, así también como Gerardo Martínez de la UOCRA, José Luis Lingeri de Obras Sanitarias y Andrés Rodríguez de los estatales de UPCN, todos pertenecientes al sector identificado como “Los Gordos”, de buena sintonía con Alberto Fernández y Sergio Massa.

Sin embargo, estuvieron ausentes los representantes de los estatales de ATE y el referente de los bancarios Sergio Palazzo, dirigentes que se apoyan en Moyano y su Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) y la Corriente Federal de Trabajadores, de sesgo kirchnerista.

Alberto Fernández junto a Héctor Daer y Carlos Acuña, los otros dos jefes de la CGT. (Foto NA)
Alberto Fernández junto a Héctor Daer y Carlos Acuña, los otros dos jefes de la CGT. (Foto NA)

“El secretario de Comercio está más preocupado por las figuritas que por el aumento del pan o los productos básicos. Algunos sectores del gobierno demuestran cierta incapacidad para ponerse al frente de lo que está pasando”, se había quejado el lunes Moyano. “No se puede decir que la inflación es una sensación; sabemos quiénes son los cuatro o cinco que aumentan”, dijo, en declaraciones radiales.

Los cruces en la cúpula de la CGT llevan meses, pero se profundizaron cuando desde el moyanismo y el ala gremial K fogonearon una marcha en apoyo a Cristina Kirchner luego del alegato del fiscal Diego Luciani en la Causa Vialidad. Esa intención chocó de frente con la negativa de “Los Gordos”, que preferían evitar la injerencia en las cuestiones judiciales de la Vice.

Días después, con el atentado contra Cristina en la puerta de su casa de Recoleta, Moyano y los sindicalistas afines al kirchnerismo volvieron a reclamar por una movilización cegetista en conjunto, pero la negativa del resto de la cúpula se volvió a imponer.

El clímax de tensión se alcanzó esta semana a partir de la crisis en el gremio del neumático. En la CGT ven con preocupación el avance de los partidos de izquierda en los sindicatos con el caso del conflicto de fondo. La conducción del SUTNA responde al PO y nada tiene que ver con la tendencia del peronismo en los sindicatos, que habitualmente es más negociador.

TN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here