La Unión Europea obligará a las farmacéuticas a pedir autorización antes de exportar las vacunas contra el coronavirus fabricadas en su territorio

0
173
REUTERS/Jason Cairnduff/File Photo

En las últimas semanas, distintos países europeos expresaron su disconformidad con Pfizer y AstraZeneca por las demoras en el suministro de sus vacunas contra el coronavirus. Por eso, la Unión Europea (UE), en defensa de las naciones que integran el club comunitario, aseguró que impondrá un “mecanismo de transparencia” sobre las exportaciones de de inoculantes y amenazó con iniciar acciones legales contra las farmacéuticas si no respetan los contratos firmados.

En un discurso en el Foro Económico de Davos, que este año se celebra de forma virtual por la pandemia de COVID-19, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, recordó que tanto la UE como otros han invertido “grandes sumas de dinero” para “construir rápido métodos de investigación e instalaciones de producción”.

“Europa ha invertido miles de millones para ayudar a desarrollar las primeras vacunas del mundo contra la enfermedad de COVID-19, para crear un auténtico bien común global. Y ahora las empresas tienen que cumplir, tienen que honrar sus obligaciones”, señaló.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen. Olivier Hoslet/Pool via REUTERSLa presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen. Olivier Hoslet/Pool via REUTERS

El mecanismo de transparencia obligará a que las empresas que produzcan vacunas contra el coronavirus en la UE tengan que notificar de antemano cuando quieran exportar a terceros países, con excepción de las enviadas por motivos humanitarios.

En la misma línea, la comisionada de Salud de la UE, Stella Kyriakides, aseguró el lunes que el club comunitario, que ya enfrenta duras críticas por una lenta distribución de la vacuna en sus 27 países miembros, “tomará cualquier acción que se requiera para proteger a sus ciudadanos y sus derechos”.

La UE tiene 450 millones de ciudadanos y el peso económico y político del bloque comercial más grande del mundo. Sin embargo, está quedándose atrás de países como Israel y el Reino Unido en la inmunización de sus trabajadores de la salud y de las personas más vulnerables a la enfermedad, pese a tener más de 400.000 fallecimientos por coronavirus desde que empezó la pandemia.

Las demoras en las entregas programadas de la vacuna desarrollada por AstraZeneca, que se cree recibirá la autorización médica del bloque este viernes, junto con los contratiempos en la distribución de las dosis de la desarrollada por Pfizer y su socio alemán BioNTech, están colocando a las naciones europeas bajo presión.

EFE/EPA/OLIVIER HOSLET/Archivo
EFE/EPA/OLIVIER HOSLET/Archivo

“Los Estados miembros de la UE están unidos: los desarrolladores de vacunas tienen responsabilidades sociales y contractuales que deben cumplir”, manifestó Kyriakides luego de dos tensas sesiones de negociación con AstraZeneca que terminaron el lunes por la noche. Ambas partes volverán a reunirse el miércoles.

Mientras que en el Reino Unido, el responsable del plan de vacunación contra el coronavirus, Nadhim Zahawi, aseguró este martes que el país seguirá recibiendo el ensayo de Pfizer, luego de que la UE advirtiera de un endurecimiento de las exportaciones de las dosis que se fabrican en el bloque europeo.

El Reino Unido vacuna con el preparado de la Universidad de Oxford y AstraZeneca, que se fabrica en varias localidades del país, y con el de Pfizer/BioNTech, que se desarrolla en Bélgica.

“Tengo confianza de que la vacuna de Pfizer será entregada. Pfizer siempre nos ha asegurado la entrega. Seguirá haciéndolo”, afirmó Zahawi en declaraciones a la cadena SkyNews.

La farmacéutica quiere “un suministro equitativo en el mundo entero, incluida la Unión Europea, y estoy seguro de que le van a cumplir a la UE, al Reino Unido y al resto del mundo”, agregó.

Un hombre recibe la primera de las dos inyecciones de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en la Clínica Hurley en Londres, Gran Bretaña, el 14 de diciembre de 2020. Aaron Chown / PA Wire / Pool vía REUTERSUn hombre recibe la primera de las dos inyecciones de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en la Clínica Hurley en Londres, Gran Bretaña, el 14 de diciembre de 2020. Aaron Chown / PA Wire / Pool vía REUTERS

El responsable británico del programa de inmunización confió en que su país alcance el objetivo que se ha marcado de vacunar a unas 15 millones de personas de los grupos más vulnerables para mediados del próximo febrero.

Alemania, por su parte, se mostró partidario de restringir las exportaciones de vacunas producidas en la UE por los retrasos en la entrega.

“Las vacunas que salen de la UE necesitan una licencia para que al menos sepamos qué se produce y qué sale de Europa. Y si salen de Europa, que haya un reparto justo”, dijo el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, a la cadena ZDF.

Sobre los retrasos anunciados por AstraZeneca en la entrega de su vacuna en la UE, el ministro afirmó que podía entender que “en un proceso tan complejo como la producción de vacunas, a veces hay problemas”. Sin embargo, esto debe “afectar a todos de manera justa y equitativa”.

(Con información de EFE y AP)

Fuente. infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here