La vuelta del santiagueño

0
451

Por Miguel Coria. Especial para LA BANDA DIARIO

Esparcidos por todo el país y el mundo siempre nos encontramos con algún santiagueño que dejó el pago por diversas circunstancias.

Según datos históricos, desde la segunda mitad de la década del año 1940 hasta el año 1970, se produjo la mayor emigración santiagueña. La gran mayoría tomaron esta difícil decisión debido a la falta de trabajo en nuestro medio por aquellos años. No les fue fácil. Pero la vida en su tierra natal no tuvo el desarrollo que ellos pretendían.  Estos santiagueños se desplazaron hacia el litoral y la provincia de Buenos Aires.

Las consecuencias de esta migración ha tenido un impacto cultural, y en este periodo citado todos los departamentos de nuestra provincia perdieron gran parte de su población.

Los malos gobiernos de turno, la falta de políticas para el desarrollo de una vida como realmente se lo merecían, hicieron tomar esta difícil decisión a innumerables familias que tuvieron que dejar su tierra para buscar una mejor vida, nuevos horizontes que les permitan desarrollarse como personas.

Pero el santiagueño es un ser único y todos lejos del pago se juntaron y se encontraron bajo un común denominador: “nunca olvidaron el suelo natal”.

Además, nunca perdieron su provinciania. Sufrieron el desarraigo y la añoranza por su tierra y lejos del pago acompañaron ese destierro alimentando ese “Ser” santiagueño que lo unía más allá de la distancia.

Cuando el santiagueño armó su valija para irse de su pueblo, no sólo llevó sus pocas ropas, también se llevó las tradiciones y costumbres. Su espíritu puro se reflejaba en su humildad y allá lejos de su paisaje el amor a su “Santiago querido” se acrecentó.

El Dr. Raúl Dargoltz, abogado, escritor, historiador, dramaturgo en su obra “Hacha y Quebracho”, habla de ese desequilibrio demográfico sufrido por nuestra provincia y define la migración santiagueña cuando dice: “Un pedazo de su ser ha quedado al irse. Quizás una lágrima de recuerdo surquen por sus mejillas al escuchar los sones acompasados de una chacarera o al contemplar, en Estación Retiro, los trenes que se alejan llevando a un familiar o amigo de vuelta al pago. Pero su destino ha sido ya trazado. Ni el ni sus hijos, ni sus nietos, regresaran jamás. La incertidumbre, que parezca una libertad, es siempre preferible”.

Lejos del pago el santiagueño nunca dejó de pensar en su vuelta. Volver fue su meca, su objetivo principal, aunque muy pocos han podido regresar y comenzar una nueva vida, la gran mayoría solamente se quedaron en el intento y viven llorando su desarraigo en lo mas profundo de su ser.

Aquellos santiagueños lejos de nuestra provincia, históricamente elegían fechas para regresar. El carnaval es una de ellas. Pero también en el mes de diciembre para las fiestas de la Navidad y El Año Nuevo.

Después de trabajar todo un año y siempre pensando en el regreso temporario su vuelta era todo un acontecimiento.

La estación de trenes de la ciudad de La Banda para estas fechas se llenaba de santiagueños que regresaban a su pueblo. Como aves errantes volvían a buscar lo que siempre los acompaño en la distancia. El paisaje, el monte, los olores, los sabores, los amigos, su familia, sus calles y soñar aunque sea por un momento, que nunca se habían ido.

En los últimos años ha decaído la migración de santiagueños hacia otros lugares. Sólo un mínimo porcentaje, como los peones golondrinas, emigran para trabajar en las cosechas de las distintas regiones de nuestro país.

Fuera de nuestra provincia todavía quedan miles de santiagueños que no han podido regresar.

Ojalá los tiempos cambien y nunca más ningún hermano santiagueño migre hacia otro lugar, abandonando su identidad, su idiosincrasia, gritando su impotencia, llorando su desamparo por estar lejos del pago.

Ese es el desafío de cada uno de nosotros. Saber elegir los distintos gobiernos provinciales para que trabajen en beneficio de todos los que habitamos esta provincia, y para que nunca más un santiagueño tenga que abandonar su tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here