Las FARC se suman al mannequin challenge

0
465

Las FARC, la guerrilla más antigua de América latina, decidió el pasado septiembre abandonar la lucha armada después de más de medio siglo de guerra en Colombia, y usar la palabra para defender sus ideas políticas.

Este cambio, en pleno proceso de implementación, significa una transición del lenguaje bélico al parlamentario, y también al social, al de las redes. En este camino, la insurgencia ha empezado a probar con un canal de YouTube, además de diversos perfiles en Twitter que usan como herramienta de difusión. Su último experimento es el nuevo reto viral del mannequin challenge, videos de gente congelada.

El video se publicó el miércoles pasado en YouTube con el nombre Apartes de la vida guerrillera. Suena una base de rap con guitarra en mitad de un campamento guerrillero del que se desconoce su ubicación. No se ven armas, las FARC ya no las usan como símbolo de su lucha. Un grupo trabaja en sus computadoras, otro juega al ajedrez, una mujer consulta su móvil, dos se saludan, otros tantos hacen sus tareas diarias y tres chicas atienden las explicaciones de lo que parece ser una maestra.

Si Michelle Obama, Beyoncé o Hillary Clinton han usado este reto viral para determinadas causas, las FARC recurren a esta estrategia para seguir explicando a los colombianos que no son como ellos aseguran que los han hecho parecer. No hay armas, ni tampoco uniformes militares o un decorado de guerra. La escena podría producirse en cualquier vereda de Colombia.

Una estrategia que llevan meses probando con otro tipo de audiovisuales: guerrilleros que sueñan con estudiar, guerrilleros con el mismo origen humilde que un campesino, guerrilleros que quieren la paz, guerrilleros que cantan y bailan como pasa en una rumba colombiana. Videos breves, de no más de dos minutos, en los que se comparten buenos deseos y siempre suena una música emotiva que provoque en el espectador las ganas de compartir. La base de los virales.

Hasta el momento, las cifras que acompañan a estos videos no han conseguido los réditos que se presuponen de una estrategia de este tipo. El mannequin challenge de las FARC no ha superado las 12.000 reproducciones, 48 horas después de ser publicado en un canal con algo más de 1000 suscriptores y en perfiles de Twitter que superan los 80.000 seguidores. Sus videos oscilan entre las 400 y las 1000 visualizaciones con una excepción: consiguieron más de 40.000 con su versión del Himno de la Alegría.

La guerrilla ha aprendido las normas básicas de los virales, han dejado las armas y muchas de las víctimas han aceptado su perdón hartos de décadas de violencia. Pero el estigma que tienen adherido es más fuerte que el efecto que produce un vídeo emocional de un insurgente despojado de cualquier símbolo bélico.

La Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here