El Líder Supremo iraní llama a los votantes a acudir en masa a las urnas

0
305

Jamenei, quien se abstuvo de decir si tenía un candidato de su preferencia, aseguró además, en un mensaje televisado, que Estados Unidos y sus aliados, incluyendo el “patético primer ministro del régimen sionista” -en alusión al premier de Israel, Benjamin Netanyahu-, están siguiendo de cerca la votación del 19 de mayo.

El líder supremo iraní, máxima autoridad política y militar del país, calificó la elección de “gran épica popular”, diciendo que si bien la región está “ahogada en ansiedad”, Irán está llevando a cabo una elección “de manera pacífica y segura”, informó la agencia de noticias EFE.

“Desde los aparatos del gobierno estadounidense hasta las potencias europeas y países regionales alineados con Estados Unidos, hasta el patético primer ministro del régimen sionista, todos están siguiendo de cerca (la votación) y cómo y con qué espíritu votarán los iraníes”, dijo Jamenei.

En total, 56,4 millones de iraníes están aptos para votar en estos comicios entre cuatro candidatos, de los cuales los dos con mayor intención de voto en los sondeos aparecen Rohani y el conservador Ebrahim Raisi.

Los otros dos son los ex ministros Mostafa Mirsalim y Mostafa Hashemitaba, conservador y moderado respectivamente.
Rohani está buscando ser reelecto en una votación que en gran parte será como un referéndum sobre su relación con Occidente, que culminó en el acuerdo nuclear que Irán logró en 2015 con potencias mundiales.

Según el acuerdo, Irán aceptó limitar su enriquecimiento de uranio a cambio de la eliminación de algunas sanciones económicas.

Pese al acuerdo nuclear, Jamenei sigue siendo bastante desconfiado de Estados Unidos y sus intenciones hacia Irán, sobre todo luego de que el nuevo presidente norteamericano, Donald Trump, expresara su intención de revisar el pacto.

Hoy, sin embargo, Estados Unidos extendió la exención de sanciones a Irán dentro del acuerdo nuclear internacional, pero anunció una nueva ronda contra dos altos funcionarios del Ministerio de Defensa y una empresa radicada en China por su vinculación en el programa de misiles balísticos de Teherán, informó el Departamento de Estado.

La decisión supone que finalmente, y pese a las advertencias de Trump, su gobierno no modificará su participación en el acuerdo internacional ratificado por su predecesor, Barack Obama.

Se cree que Jamenei favorece Raisi, un clérigo quien tiene el apoyo de importantes entidades religiosas e islamistas, así como de aliados cercanos del ex presidente Mahmud Ahmadinejad.

Raisi es muy crítico de la gestión del actual presidente, sobre todo en el plano económico.

La oposición conservadora acusa a Rohani de haber incumplido sus promesas de una mejora en el empleo y la actividad económica y de un descenso de la inflación como resultado del levantamiento de las sanciones impuestas a Irán luego de la firma de su histórico acuerdo nuclear con las mayores potencias.

La economía iraní creció un 6,5% en 2016 respecto de 2015 luego de que el fin de las sanciones permitiera a Irán recuperar unos US$30.000 millones de reservas que estaban congelados en cuentas alrededor del mundo, relanzar sus exportaciones petroleras y reconectar a sus bancos con el sistema financiero global.

Sin embargo, la inflación sigue siendo alta y el desempleo, durante los cuatro años de gobierno de Rohani, creció del 10,5% al 12,5%, aunque entre los jóvenes trepa al 30%.

Hoy, el último día de la campaña presidencial, se desarrolló en un ambiente polarizado e incierto ante la disputada contienda entre Rohani y Raisi.

Los dos clérigos chiitas cerraron hoy sus campañas con actos en la ciudad santa de Mashad, la segunda más grande de Irán, al este de la capital. Ambos tienen una visión distinta sobre la necesidad de apertura y de salvaguarda de los principios islámicos de Irán.

El actual presidente ha insistido durante la campaña electoral en el gran hito que supuso la firma del acuerdo nuclear.
«¿Por qué evitas hablar de tus relaciones con el mundo?», preguntó Rohani en su acto de hoy dirigiéndose a Raisi, de quien dijo que, si llega a la Presidencia, «pedirá a toda la nación salir del país».

El clérigo moderado ha destacado su defensa de las libertades y los derechos de los ciudadanos, a los que otorgan gran importancia muchos jóvenes que abarrotaron sus actos.

Raisi desconfía de Occidente y es crítico del acuerdo nuclear, aunque ha centrado su campaña en los temas económicos.
Con su lema Trabajo y dignidad, prometió hoy de nuevo en Mashad crear un millón de empleos anuales y luchar contra la corrupción, al tiempo que arremetió contra el acuerdo nuclear.

El ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, dijo que se prevé que más del 70% de los votantes habilitados participen en los comicios. Irán tiene una población de 80 millones de personas.

Las autoridades han preparado 63.000 colegios electorales y el despliegue de 71.000 supervisores y 160.000 policías, según los datos del Ministerio del Interior y del Consejo de Guardianes.

Fuente: Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here