Los portugueses vuelven al confinamiento general, aunque menos estricto que el primero

0
130

Los 10 millones de habitantes de Portugal entraron en un segundo período de confinamiento general para intentar aplacar un rebrote de coronavirus que lleva varios días marcando récords y colapsando hospitales.

En el primer día de la nueva cuarentena, el impacto de las restricciones parecía menos visible que durante la anterior, decretada el año pasado durante el segundo trimestre, en la primavera del hemisferio norte.

Ante el aumento del número de nuevos casos de Covid-19 detectados diariamente y la creciente presión sobre los hospitales del país, el Gobierno portugués resolvió anteayer imponer una nueva «obligación general de confinamiento domiciliario».

Las nuevas medidas, que estarán en vigor por lo menos durante un mes, hasta después de las elecciones presidenciales del 24 de enero, incluyen el cierre de tiendas, cafés y restaurantes no esenciales o la obligación de teletrabajo cuando sea posible.

Sin embargo, las restricciones contienen muchas excepciones, entre ellas la apertura de tribunales, iglesias y floristerías.

Si bien las calles del centro de la capital, Lisboa, estaban menos concurridas de lo habitual, muchos residentes salieron de sus casas, algunos para llevar a sus hijos a las escuelas, que permanecerán abiertas, informó la agencia de noticias AFP.

Portugal, que se encuentra actualmente en estado de emergencia, superó durante la última semana la barrera de los 10.000 contagios diarios en varias jornadas, así como el centenar de muertos.

El martes pasado registró un récord de 155 fallecidos en un día.

Las previsiones de los especialistas auguran que en próximas semanas se alcancen picos de hasta 14.000 infecciones diarias y cifras de decesos que seguirán por encima del centenar.

El país registra hasta la fecha 517.806 contagios de coronavirus y 8.384 muertes, según datos actualizados por el Ministerio de Salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here