Macri cree que quedar eliminado del Mundial no afectará al Gobierno

Mundial de Rusia 2018

0
128

Mauricio Macri dice que se divierte cuando en las redes sociales enlazan irónicamente su figura, o las políticas del Gobierno, con el mal rendimiento de la Selección de fútbol.

Se rió especialmente con un meme, que conforma la saga de los «Macri tips», donde aparece diciendo: «Felicito a la Selección por el ahorro de energía», a propósito de la mala performance del equipo de Sampaoli.

Sin que nadie se lo pregunte, el propio Presidente sacó el tema tanto en un reportaje con Jorge Lanata como durante la jura de de los nuevos ministros. «Son muy creativos. Me parecen muy buenos los memes de todos los ahorros que yo recomiendo», buscó convertir en virtud lo que otros muestran como un defecto.

Hay quienes dicen que Macri exhumó aquellas ironías para exorcizarse, sobre todo sabiendo de esa afición popular de endilgar el mote de mufa a los mandatarios.  A Carlos Menem lo acompañó esa fama desde que presenció en un palco la derrota Argentina frente a Camerún, en el fallido debut de la selección en Italia ´90.

No fue este antecedente el que llevó al actual Presidente a incumplir su promesa de estar presente en Rusia para ver a jugar a la albiceleste. Lo convenció la fragilidad económica que finalmente derivó en el acuerdo con el FMI.

Dicho en otras palabras: ir a la cancha en medio de una corrida bancaria, la devaluación del peso, el alza de tarifas y la creciente inflación seguramente sí hubiera caldeado el ambiente.

Pero otra cosa es que la propia anarquía del equipo argentino tenga un costo para el poder político. Por eso, no dudó en estar conectado con los jugadores —el viernes se comunicó por chat con Sergio «Kun» Agüero— y seguir de cerca tanto los partidos como las repercusiones, incluso las que lo tiene de protagonista a través de los memes.

Según el equipo de comunicación oficial, eso es parte de la «espontaneidad» de su líder y no un plan orquestado. De hecho, aseguran que un eventual escenario de eliminación de la Selección ni siquiera estuvo en la agenda de la reunión mensual que sus miembros celebraron justamente esta última semana en la Casa Rosada, en medio de la fiebre mundialista.

Más allá del algún comentario de ocasión, ni el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ni el secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis —eterno aspirante a presidente de River Plate—, ni el secretario de Políticas Públicas, Jorge Grecco, analizaron si los magros resultados cosechados en Rusia podrían impactar negativamente en la visión que tiene la sociedad del gobierno.

Esa misma tesitura adoptó Jaime Durán Barba, quien apenas descendió del avión que lo trajo de México, donde asesora al candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, fue directo al encuentro de la «craneoteca» macrista.

«Ganen o pierdan, si hay un efecto del Mundial en el humor de la sociedad durará pocos días. La gente no es tonta», aseguró a Infobae el coordinador de Comunicación Estratégica, Hernán Iglesias Illa.

Según el funcionario, el habitual folclore futbolero ahora está potenciado por Twitter, Instagram, Facebook y otras redes sociales. Pero no altera la relación preexistente entre Macri y la gente. «No aparece el Mundial como un vector de influencia. En cambio sí hay otros, como por ejemplo el salto del dólar», ejemplificó.

De todos modos, siendo un empresario que tuvo a Boca como trampolín para llegar a la política, y que ostenta la primera magistratura en tiempos de grieta, no resultó extraño que Macri se haya convertido en una figura omnipresente a la hora de las cargadas partidarias y futboleras.

Ejemplos sobran. Tras la derrota ante Croacia, circuló una foto que el Presidente se tomó tiempo atrás sosteniendo una camiseta de ese país, con su nombre en el dorsal, durante un encuentro con su par Kolinda Grabar-Kitarovic.

Aquella idea de transformarlo en «yeta» ya había dado luz tras el empate con Islandia, con la imagen donde le señala a Messi la pantalla del celular, y el agregado de un diálogo en el que el mandatario le indica al 10 argentino dónde tiene que patear los penales.

En el proceso creativo de las redes hubo lugar para una foto intervenida de la selección de Panamá con las caras de Macri y otros funcionarios mencionados como socios o dueños de cuentas offshore, en alusión a una serie de filtraciones que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación dio en llamar Panamá Papers.

En la Casa Rosada consideran que desde el plano de la puja política tampoco puede haber una afectación directa al Presidente porque no todos los actores del mundo AFA se referencian en el oficialismo.

Si bien Macri tiene línea directa con Daniel Angelici, entre las principales figuras de la Asociación del Fútbol Argentino están Claudio «Chiqui» Tapia y su suegro, el camionero Hugo Moyano, abiertamente enfrentado con el Gobierno.

El propio director técnico de la selección, Jorge Sampaoli, se manifestó admirador de Néstor y Cristina Kirchner, y por lo tanto en las antípodas de los actuales inquilinos del poder.

Es cierto que todos los presidentes buscaron sacarle jugo a los éxitos deportivos. Acaso el famoso balcón de Maradona en el 86, en tiempos de Raúl Alfonsín, sea un botón de muestra. Pero en Cambiemos se preguntan por cuánto tiempo ayudó esa foto al ex mandatario radical a surfear la acuciante coyuntura.

«Lo que pase en el Mundial tiene muy corto alcance. Son un par de días y no más que eso. Tiene más que ver con el folclore del fútbol que con el día a día de las gente. No es un tema que nos preocupe», concluyó Illa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here