Maduro dijo que la nueva Asamblea busca «destruir la revolución y marear al pueblo»

0
231

Hoy la oposición asumirá la mayoría de la Asamblea Nacional Venezolana, una fecha histórica para el país que así concreta la primera gran derrota del chavismo en casi veinte años. El golpe lo dio la Mesa de la Unidad Democrática el 6 de diciembre, cuando en las elecciones logró que el pueblo lo apoyara y le diera el poder para combatir los avances hasta ahora sin frenos del gobierno de Nicolás Maduro.

En este panorama, y en medio de una fuerte movida para asegurarse el poder, el mandatario bolivariano dijo ayer que la instalación de una Asamblea Nacional «burguesa», bajo control de la oposición, es un hecho «inédito» en el marco de una revolución socialista.

Maduro afirmó que la oposición al frente del foro legislativo tiene «un solo objetivo: destruir la revolución bolivariana e imponer su modelo contrarrevolucionario». «Es un evento inédito la instalación de un parlamento adeco-burgués en el marco de una revolución. Veamos cómo se instala la Asamblea, es algo inédito en una revolución popular de carácter socialista un parlamento en manos de la burguesía», señaló en un mensaje al país transmitido en cadena de radio y televisión.

El gobernante calificó a la bancada bolivariana como el «bloque de la patria», a la que pidió defender «los avances de la revolución», e insistió en darle el calificativo de «burguesa» a la Asamblea ante el dominio opositor.

Afirmó que es una Asamblea «adeco-burguesa» porque estará presidida por el veterano dirigente Henry Ramos Allup, secretario general del partido Acción Democrática, elegido por sus colegas diputados. Maduro acusó a la bancada opositora y a Ramos de haber amenazado con privatizar las empresas bajo control del Estado después de su nacionalización desde 2007 por el fallecido mandatario Hugo Chávez.

Dijo que espera que la Asamblea se instale en paz, en medio de llamados a manifestaciones de simpatizantes del gobierno y la oposición. Informó que para ello se hicieron coordinaciones con los cuerpos de seguridad: «Se han tomado medidas preventivas que deben funcionar con la colaboración de las autoridades y evitando provocaciones», luego que tanto el oficialismo como la oposición convocaran a sus simpatizantes a acompañar a sus diputados en la jornada de instalación.

«La derecha no respeta reglas ni leyes. A ellos no les importa nada, tiene un solo objetivo: destruir la revolución e imponer su modelo contrarrevolucionario. Ellos vienen a dar un golpe porque creen que les llegó la hora. Yo sólo les digo que respeten al pueblo», recalcó.

Hoy «se instala la Asamblea, es un parlamento que fue calificado en esta reunión como el parlamento burgués. Es un parlamento adeco-burgués, no pueden negarlo, del decadente proyecto adeco (AD). Hoy tenemos que reivindicar el proyecto que levantó el comandante Hugo Chávez y nosotros encarnamos, un proyecto de renovación y cambio», alegó.

Maduro aseguró que la Asamblea «viene a sabotear (su gestión) para que los recursos no fluyan y para tratar de confundir al pueblo».

Una maniobra para frenar el avance de la oposición
La polémica sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, que parte de un fallo en el que admitió para estudio siete recursos de impugnación contra nueve diputados opositores electos, amenaza la mayoría de dos tercios que la MUD logró, poniendo fin a la hegemonía chavista.

Ramos Allup, el presidente electo de la Asamblea, aseguró que los 112 diputados estarán en la juramentación. «Ninguna sentencia puede suspender una totalización que ya se produjo. Ninguna mayoría calificada está en riesgo», advirtió el veterano diputado.

En lo que la MUD calificó de «acción desesperada» del chavismo, la mayoría oficialista saliente nombró en sesiones extraordinarias en Navidad a 13 magistrados del máximo tribunal, órgano clave pues será el árbitro en las disputas en el Parlamento.

La oposición denunció las impugnaciones como un intento de «golpe de Estado judicial» ante la ONU, la OEA, la Unión Europea, Unasur y Mercosur.

Maduro, que acusa a la MUD de haber hecho «compra de votos» y atribuye la derrota electoral a la «guerra económica de empresarios de derecha», advirtió que los chavistas reaccionarán ante la «Asamblea burguesa» que pretende destruir los programas sociales.

Como parte de ellos, ayer sesionó el Parlamento Comunal, una iniciativa que impulsa Maduro para hacer contrapeso a un Legislativo opositor. «El Parlamento Comunal no existe sino en su imaginación. El único parlamento electo por el pueblo es la Asamblea Nacional», afirmó Ramos.

Agencias DPA y AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here