Mariano Martínez se confiesa: "Hice un cambio interno para crecer y madurar"

0
126
Foto: Web

Mariano Martínez disfruta de su excelente año laboral y personal. Debutó como productor en la tira «Mi problema con las mujeres», éxito que compartió con sus seres queridos, entre ellos, con Juliana Giambroni, la mujer que conquistó su corazón, y con quien se casó en marzo pasado. La pareja tiene a Olivia de 3 años y esperan a su segundo hijo que será un varón. En diálogo con minutouno.com, el actor cuenta cómo pasó este 2012, sus futuros proyectos y su crecimiento personal.

«Este año lo puedo definir en una sola palabra: brillante, desde todo punto de vista. Desde la familia, lo laboral y lo más importante de todo la salud, porque sin eso no se puede hacer el resto de las cosas», describió el actor.

Sin dejar su faceta como galán, Mariano fue por más y se consagró como productor. «El trabajo que hice con ‘Mi problema con las mujeres’ me dejó mucho cansancio, alegría, adrenalina y mucha felicidad por ese conjunto de cosas y por haber concretado algo que tenía muchas ganas de hacer. En definitiva, para mi fue un comienzo más que haber hecho un programa o haber producido y darme el gusto; esto fue el principio de algo importante para mi vida profesional», destacó.

El desafío de Martínez terminó en buen puerto y ya está trabajando para susperarse año tras año. «Esto, en lo personal, fue una apuesta muy grande para mí y que haya salido así, como salió, es más que satisfactorio. Para el 2013 tengo proyectos propios pero hay que ver si tengo lugar para que vean la luz. Presenté un proyecto de tira -que, por supuesto, no va a tener lugar porque hay muchos compromisos y gente que está hace mucho años produciendo- y tres unitarios. También me propusieron actuar en vez de producir pero, mientras pueda, quiero esperar porque la energía que se necesita como productor es muy grande, y si vuelvo como actor, voy a dejar de lado lo otro que me encanta hacer», aseguró.

En este camino, el galán contó lo difícil que es tomar algunas decisiones y las ganas que tiene de seguir produciendo. «Mi hijo nace en abril y quiero estar presente, por eso, voy a dedicarme a darle forma a todos estos proyectos, a escribir los guiones, perfeccionarlos y cuando tenga lugar, volveré. La mayoría de las cosas que pienso me tienen como actor en ellas porque, la verdad, son mucho más fáciles de vender. Me guardo para mis proyectos, lo cual es difícil. Son decisiones complicadas, uno podría actuar cobrando bien, relajarse y no estar con todos los problemas pero me la juego porque tengo ganas. Habría que ver si en otro momento tengo la misma voluntad y el coraje», sostuvo.

El actor de «La pelea de mi vida» se encuentra en el momento exacto y la energía necesaria para encarar otros rumbos. «Es mucho más difícil ser productor, hay que trabajar como un burro: incansablemente y seriamente. En realidad siempre es así pero, en este caso, además de interpretar un papel, hay que fijarse cuánta gente hay que contratar, qué cámara voy a usar, que presupuesto tenés y mil cosas que llevan mucho tiempo. Algún día produciré sin tener que actuar, va a llegar ese día, pero hay un camino por recorrer», explicó.

Y agregó: «Si no aparece el lugar que busco trato de no desesperarme, ajustarme en lo económico y esperar el momento. También disfruto de mi familia, más ahora que va a nacer un nuevo integrante y Olivia necesita que yo este muy presente, más allá que obviamente, mi mujer».

La primera princesa que llegó a la vida del productor espera la llegada de su hermanito con mucha alegría. «Mi hija está contenta pero no deja de revolucionarse por saber que no es más la única pero está feliz, le da besos a la panza, le habla a su hermanito, está contentísima y Juliana pasó su embarazo increíble sin ninguna molestia, por suerte -toco madera-, salvo algún malestar que sufre por los calores que le agarra por tener ese bombo», dijo.

Finalmente, Mariano reflexionó sobre dónde está parado hoy. «Cuando estuve por cumplir los 30 me empezaron a pesar ciertas cosas que me parecían que no estaban buenas para seguir viviendo. Entonces comencé a hacer un trabajo muy interno, de cambio, de querer crecer y madurar y estar más centrado. Ese es un trabajo que se empieza sólo, con uno y después me ayudó mucho mi familia, mi mujer y el estar sólido y seguro de mí mismo. A veces, muchas inseguridades las trasladás a otras cosas y esto son cambios de vida: crecer, madurar; no hay mucho misterio. Me parece que tiene que ver con algo natural y lo logré, eso es importante porque no siempre se logra. Está claro que hay que seguir trabajando todavía».

Fabiana López

Fuente: MinutoUno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here