Mauricio Macri inaugurará una obra crucial, el nuevo Puente La Noria

0
354

El presidente Mauricio Macri tiene la obsesión de llegar al 22 de octubre con la mayor cantidad de obras que prometió en el conurbano, cuando lo recorrió como candidato en el 2015, ya terminadas. Fue escuchando a los vecinos y así fue que comprendió cuáles eran sus problemas cotidianos y, con esas demandas, elaboró los principales lineamientos de su plan de Gobierno. Muchos son complejos y no dependen solo de su voluntad. Las obras de infraestructura, en cambio, necesitan más que nada de su propia capacidad de gestión y a eso está abocado.

Un caso fue el del Metrobus de La Matanza, esa escisión civilizatoria que recorre de punta a punta el distrito más grande y uno de los más pobres del país, generando un sentimiento de esperanza (de «sí, se puede») entre los sectores más humildes. Es lo que permitió que Cambiemos repita en las PASO la diferencia que obtuvo con el kirchnerismo en el 2015 (entonces fue de 47 a 25, en las primarias de 45 a 24), a pesar de que entonces se trataba de una elección ejecutiva y esta, apenas, de una legislativa. Es lo que -espera- le permita descontar largamente esa diferencia ahora en octubre.

Algo similar sucederá este lunes, cuando se inaugure la mano a Capital del viaducto Puente La Noria, una extensión de 800 metros de largo sobre el Camino Negro, que demandó una inversión nacional de $ 1371 millones y resolverá las enervantes demoras y caos vehicular, reduciendo un promedio de 40 minutos el tiempo de cruce del Riachuelo en horas pico.

La obra que inaugurará Macri está en otro gran distrito del conurbano, Lomas de Zamora, gobernado en forma ininterrumpida por el peronismo desde 1983. Allí, en 2015, Cambiemos perdió 47 a 26. Pero en las PASO de este año la diferencia se achicó 41 a 29. En octubre espera que sea todavía menor.

Como el Metrobus de La Matanza, como tantas obras y rutas inauguradas por Macri en todo el país, el nuevo Puente La Noria fue prometido y empezado durante los años K, nunca terminado.

Cuando este Gobierno retomó el proyecto, solo se había avanzado un 9%, a pesar de que en el 2010 se había detectado que «la zona era un completo caos, porque además del incremento del flujo vehicular, la Provincia construyó una terminal de colectivos de mediana y larga distancia al costado del Camino Negro, a lo que se sumó un Casino», explicó el Ministerio de Transporte de la Nación.

Estas inauguraciones quizás permitan comprender mejor de qué se trata la política de «cercanía» que pregona el Gobierno en su comunicación. No se trata de algo abstracto, de un «relato», sino una de tecnología política que organiza la demanda de un modo sistémico, para encontrarle una solución en el plano de la experiencia vital. La épica, en todo caso, es la mejora en la calidad de vida, una revolución en lo cotidiano.

Por cierto, no es fácil comprender esta metodología. El Círculo Rojo, aun votantes de Cambiemos, todavía no entiende el truco. El Gobierno no gasta un minuto en explicarlo.

Apenas la implementa. Y espera que, a su hora, los resultados electorales hablen por sí mismos, despreocupados tanto por los que buscan etiquetarlos como «la derecha» como por aquéllos que aseguran que se trata de «un kirchnerismo con buenos modales».

«La ideología de un gobierno en democracia es crear foros de discusión», repite el secretario de Integración Cultural y Federal, Iván Petrella. «La ideología es no tener ideología, ni ser reacia a ninguna, sino facilitar ámbitos donde todos puedan expresarse, no importa si son expresiones mayoritarias o de secta», explica. Ernesto Laclau se moriría de nuevo si lo escuchara.

Petrella fue el organizador del evento «Pensemos juntos el futuro» realizado la semana pasada en el Centro Cultural de la Ciencia, a donde llegaron 14 invitados internacionales y hubo más de 80 jóvenes sobresalientes de las provincias que debatieron sobre democracia y ciudadana, memoria y futuro, ciencia y tecnología.

«El gobierno anterior traía intelectuales para legitimarse. A nosotros, en cambio, ninguno de los oradores nos representa, ninguno vino a avalarnos, porque lo que de verdad nos interesa es que las ideas circulen», reafirma Petrella.

Ministerio de Cultura de la Nación

Paul Virilio, el filósofo de la velocidad y el poder, un urbanista que se niega a toda etiqueta (aunque algunos lo ponen en el postestructuralismo y el postmodernismo), quizás logre explicar alguna de las facetas más controvertidas de un Gobierno que busca emanciparse de los rótulos, lo que muchas veces lo hace inexplicable entre los intelectuales.

En el conurbano, mientras tanto, las cosas son mucho más sencillas. Allí se libra una dura batalla entre el «futuro» que ofrece Cambiemos y el «presente» que critica duramente Unidad Ciudadana.

«Si lo hubiéramos dibujado no nos habría salido mejor», aseguró a Infobae una alta fuente del Gobierno, hablando del escenario electoral donde se revalidarán por primera vez. Y agregó: «(los Kirchner) fueron muy malos haciendo campaña política, fue muy mal elegida la estrategia, tenían otras opciones, pero eligieron siempre las peores».

El funcionario adelantó que, después de octubre, vendrá el tiempo de un gran acuerdo político, «una vocación que siempre estuvo, pero construimos por etapas». Y explicó: «Nosotros estábamos en período de probation, habíamos llegado al Gobierno, pero no al poder. Si las cosas se dan como parecen, Cambiemos estará en condiciones de desarrollar una arquitectura de esos acuerdos que generen los grandes consensos que se necesitan en varias políticas de Estado».

Y, aunque no está pensada cómo será la foto que compartirán con la oposición, hay convencimiento de que «ya hay una madurez en la sociedad que permitirá una escena de esas características».

Claro que todavía hay que contar los votos del 22 de octubre. En el Gobierno nadie quiere cantar victoria antes de tiempo. Sin embargo, ya planifican las elecciones del 2019 en varios distritos donde la tienen difícil, como el caso de La Rioja, donde Macri fue a bendecir una alianza entre el radicalismo de Julio Martínez y el peronismo de Alberto Paredes para las elecciones a gobernador… que serán dentro de dos años.

Con igual previsión piensan en Río Negro, donde se congratulan de que hayan bajado a los candidatos del gobernador Alberto Weretilnek, que algo sumará a los de Cambiemos en estas elecciones. Y mucho más en Tierra del Fuego, donde lograron que renunciara el massista Federico Sciurano a su candidatura, lo que probablemente les garantizará la victoria en la provincia.

«Vamos bien en la Patagonia», aseguran en Casa Rosada y agregan: «En Chubut hay paridad entre las tres fuerzas y en Neuquén vamos cabeza a cabeza con el Movimiento Popular Neuquino».

Hay optimismo en Cambiemos, aunque a nadie le está permitida la euforia en ningún distrito, mucho menos en la provincia de Buenos Aires, donde «se juega la sustentabilidad del cambio».

Parece que la mano derecha de la gobernadora María Eugenia Vidal, el jefe de Gabinete bonaerense Federico Salvai, mandó a enfriar las expectativas que había generado una encuesta de la provincia de Buenos Aires realizada por el equipo de Jaime Durán Barba donde la diferencia entre Esteban Bullrich y Cristina Kirchner es de 7%: «En las encuestas que hacemos nosotros estamos ganando, pero dentro del error estadístico. No difundamos cosas que no son».

Dicen que Macri ni pregunta cómo están las encuestas. Cumple obsesivamente con su agenda de recorridas y no se baja de ningún acto. Mañana se lo verá feliz inaugurando el nuevo Puente La Noria. Lo demás, vendrá -o no- por añadidura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here