Mauricio Macri ya está en Nueva York: sin bilaterales, solo dará un discurso ante la ONU

0
224

El presidente Mauricio Macri aterrizó en Nueva York este martes temprano para una visita de pocas horas a la Asamblea de las Naciones Unidas donde, lejos del protagonismo de otros años, no tendrá reuniones bilaterales y dará un discurso que se estima aquí que tendrá sabor a despedida.

Macri llegó en un vuelo privado al aeropuerto de Teterboro, ubicado a media hora de Manhattan, y fue recibido por el embajador en Estados Unidos, Fernando Oris de Roa; el representante ante la ONU, Martín García Moritán, y el cónsul Marcelo Giusto.

Poco después ya se alojaba en el hotel Langham, en la 5ta avenida, donde también se hospeda el ministro de Hacienda Hernán Lacunza, que está desde el lunes en Nueva York ocupado con reuniones con inversionistas y con representantes de la comunidad argentina en Estados Unidos.

El jefe de la Casa Rosada tendrá al mediodía un almuerzo con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y otros mandatarios y luego una reunión con la Alta Comisionada de Derechos Humanos del organismo, Michelle Bachelet, donde seguramente hablarán sobre la crisis en Venezuela. Se estima que Macri dará su discurso ante la Asamblea cerca de las 17, luego del mandatario de Estonia.

El mensaje del presidente, que tendrá una duración estimada de 15 minutos, girará en torno de la defensa del multilateralismo, el combate al narcotráfico y al terrorismo, la lucha contra el cambio climático y –un clásico mensaje en la ONU– el reclamo por la soberanía argentina de las Islas Malvinas. También mencionará la situación en Venezuela y a Irán, por su rol en el atentado de la AMIA. Es probable que sea su último discurso ante un gran auditorio global, si se confirman las encuestas que lo vaticinan perdedor en las presidenciales del 27 de octubre.

La agenda de Macri en Nueva York es este año mucho más ajustada que en Asambleas anteriores. En los últimos años, cuando las expectativas por las reformas en Argentina eran fuertes, el presidente visitaba varios días la ciudad, tenía encuentros oficiales con líderes como Donald Trump, ofrecía conferencias con inversionistas entusiasmados por el futuro de Argentina, recibía elogios de mandatarios de todo el mundo y también de Christine Lagarde, la ex directora del FMI, que allanó el camino para que el organismo otorgara un préstamo standby de 57.000 millones de dólares.

Tras el resultado de las PASO, que dieron como ganador a Alberto Fernández, y las encuestas que indican que es muy difícil que revierta la tendencia en octubre, la agenda de Macri es mucho más modesta. Sólo estará 12 horas y no contempla bilaterales con otros mandatarios ni con los representantes del Fondo Monetario Internacional, invitados también de la Asamblea.

Sin embargo, nadie descarta que el jefe de la Rosada pueda presentarse en la reunión clave que mantendrán al mediodía el ministro Lacunza y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, con David Lipton, director gerente interino del Fondo, y Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental, la oficina que pilotea el caso argentino. “Es posible que vaya”, dijeron a Clarín fuentes oficiales, porque la reunión tendrá un carácter político.

En ese encuentro, los argentinos buscarán destrabar el desembolso de 5.400 millones de dólares que el FMI debería haber evaluado en septiembre, pero que quedó en un limbo tras el resultado de las PASO y las turbulencias en los mercados que se desataron días después.

Después de la reunión con Lipton, Sandleris se volverá para Buenos Aires, pero Lacunza viajará el miércoles a Washington para continuar el diálogo con el Fondo, ya de manera más formal. En la capital estadounidense se volverá a reunir con Werner, pero se le sumará también el equipo técnico encabezado por Roberto Cardarelli, el jefe de la misión que ha viajado varias veces a la Argentina para examinar los números.

Si bien no hay demasiadas expectativas de que desde estas reuniones se traiga por ahora un resultado concreto, Lacunza mostrará los últimos números (el ministro ratificó que buscarán mantener el cumplimiento de las metas fiscales del programa) y el proyecto de reperfilamiento de la deuda pública que el Gobierno envió al Congreso la semana pasada y que también expuso ante los inversionistas en Nueva York.

Una posible renegociación del préstamo de 57.000 millones de dólares también es una de las cuestiones que está en debate, pero se estima que nada será alcanzado sin que se despeje la duda de quién será el próximo presidente.

Después de su discurso en el recinto de la ONU, Macri irá a las 7 de la tarde al lujoso Lotte New York Palace Hotel, en la avenida Madison, para la tradicional cena de gala que ofrece el presidente Donald Trump y su esposa Melania para todos los mandatarios. Partirá enseguida por la noche de regreso a Buenos Aires.

Paula Lugones/Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here