Mensajes útiles para los padres

0
104

Por el profesor Marcelo Arambuena, especial para La Banda Diario

La disciplina no es castigo irracional, sino que consiste básicamente en hacer de nuestro hijo un discípulo para la vida, es enseñarle a vivir bien, es darle un marco de orden y organización que libere lo mejor de sí, es fijarle normas de contacta que le eviten daños y males, es orientarlo y encauzarlo con libertad para que desate su máximo potencial.

Es establecer pautas para una correcta interrelación personal, que le permita amar y ser amado sanamente; es favorecer el desarrollo de su inteligencia emocional, de manera tal que pueda saber trabajar en equipo esté capacitado para soportar presiones y superarlas satisfactoriamente; es darle las herramientas para que gobierne su propia vida.

1-Para educar a nuestros niños tengamos mensajes claros, comprensibles y directos.

2-No seamos ni inseguros ni agresivos, tengamos una actitud flexible y firma a la vez.

3-Decir “NO” es una afirmación en la boca de un adulto formador y que el niño sienta que por que lo queremos demasiado no vamos a permitir que se siga comportando así.

4-El niño debe saber que así como los juegos tienen reglas, la convivencia también las tiene.

5-Al poner los límites y al establecer disciplina, no nos desautoricemos entre padres, ni desautoricemos a los maestros.

6-Respaldemos nuestras palabras con nuestros hechos y nuestros ejemplos.

7-No nos transformemos en el contrincante de nuestros hijos, no es ver quién grita más fuerte, o quien golpea más puertas. No se trata de ganar una batalla, sino de educar.

8-No nos hagamos los distraídos ante una mala actitud, no los humillemos, recordemos que estamos disciplinándolos por su conducta pero afirmando su personalidad.

9-Es fundamental el auto control del adulto. Si todo lo arreglamos a los golpes esto matará definitivamente la confianza entre ambos, y él irá por la vida a los golpes.

10-Valoremos permanentemente las cosas que hacen bien. Seamos “exagerados” en la valoración de nuestros hijos cuando lo merezcan. Hablemos bien de ellos con otras personas y que escuchen.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here