Nicolás Gentile publicó la tercera edición de su séptimo libro ecológico

0
694

El profesor Nicolás Gentile publicó la tercera edición de su séptimo libro ecológico “La Horticultura en defensa del Medio Ambiente” cuyo subtítulo es “Estudio Hortícola Ecológico y el Efecto Invernadero”.

Esta tercera publicación ha sido ampliada, cuenta con 164 páginas donde se aportan nuevos conocimientos científicos y técnicos de la horticultura general, especial y ecológica.

Al respecto el autor señaló: “Se trata de una nueva herramienta para recuperar y preservar nuestro medio ambiente contemplando como eje fundamental la situación crítica profunda ecológica en que se encuentra nuestro planeta”.

La obra comprende dos partes en Genaro y otra especial. Posee diez capítulos  donde expone un diagnóstico, una acción y una conclusión para la solución de los ecosistemas zonales, regionales y continentales, protegiendo a través del árbol y arbusto frutal, a nuestro clima y a nuestro suelo, mejorando así el equilibrio ambiental que está extremadamente deteriorado.

“En el último capítulo, denominado ‘Conclusiones y cálculos para el mejoramiento y preservación ambiental’ se suministran valores para superficies  de la región del NOA, nuestro país y nuestro planeta; para así poder frenar  y bajar la sobrecarga de dióxido de carbono que está en nuestra atmósfera”, destacó el docente.

También puntualizó que en esta edición se contemplan acuerdos mundiales básicos como el realizado en Francia en 2015.

Otro de los puntos que trata son los saberes para el mejoramiento de la percolación del agua de lluvia en platabandas con árboles frutales de aldeas y ciudades sugiriendo romper capas impermeables que se pueden encontrar en el primer horizonte del suelo mediante el uso de implementos como cinceles, tanto para zonas urbanas como rurales, evitando relativamente  inundaciones.

“Se realizan dimensionamientos de viveros de frutales en gran escala a donde nos permiten calcular la cantidad de plantas que se requieren  para cubrir una superficie de 600 millones de hectáreas de árboles y arbustos frutales. La unidad de vivero corresponde a 200 hectáreas y esto puede producir 5 millones de plantas entre dos y tres años y en un tiempo de 50 años a 75 nos produciría 125 millones de plantas frutales”, señaló.

Finalmente expuso: “El planeta necesita mil de éstas especies pero en caso de una urgencia ecológica (de un extremo deterioro del planeta) se trabajaría con dos mil unidades de viveros y eso permitiría notablemente bajar el tiempo cronológico de implantación, o sea las etapas de colocación de plantas serían de menos años. Esto tendría una elevada significación en frenar el calentamiento global. También se requiere una superficie en plantas forestales ídem, pero no son tratadas en este libro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here