«No te preocupes si no clasificamos, Leo. En Chile los televisores están regalados»

0
302

Hace poco tiempo hubo una polémica en torno a las preferencias políticas del director técnico de la Selección Nacional. Se dijo que era peronista de la primera hora, que hacía de campana en la fábrica de repuestos de su tío mientras cantaban la marcha peronista por las dudas que pasara un Falcon verde. «Yo tocaba un botón, para que ellos supieran».

Cuentan que una vez fue a Casilda, su pueblo natal, la actriz y cantante Marilina Ross – quien estaba prohibida durante la dictadura- y que se le erizó la piel en el momento en que cambió la letra de su canción más conocida para decir «aunque no lo veamos, Perón siempre está». Se llegó a decir que en el living de su casa de Chile tenía un cuadro estilo Warhol, como el de las Sopas Campbell, pero con las caras de Eva Perón. Juran que cuando dirigía el Sevilla dio una entrevista para la radio Onda Cero y no dudó en afirmar «Sí, soy kirchnerista».

El técnico que hoy está en el momento más crítico de su carrera, el mismo que repite que para él «escuchar un discurso de Perón es mucho mejor que ver un partido de fútbol», en manos de este sujeto está el destino de una Nación, el suicidio en masa de sus 42 millones de habitantes, el responsable de terminar con años de hambre y  corrupción, que los jueces de Comodoro Py lleven al banquillo a los culpables, que los sindicalistas dejen de explotar a los trabajadores, que Gendarmería le dé la intimidad que necesitan Milagro Sala y su marido, que Boudou devuelva Ciccone, que De Vido diga dónde están los otros millones que tenía Julio López, que Donald Trump invada Corea del Norte, que el coreano antes le tire una lluvia de misiles a Estados Unidos, o lo que es aun peor, que la economía mundial colapse definitivamente porque Messi no juega en Rusia 2018 y que por eso Vladimir Putin decida invadir el planeta tierra.

“Dejate de joder y clasificanos al Mundial, Sampaoli. Si sos tan peronista como decís, ponele una patada en el culo a esos oligarcas que juegan en Europa para que corran. Si no, me van a seguir culpando a mí de todos los males de la Argentina”.

«Ya tengo listo el paquete de Chiqui Tapia, Angelici y Moyano. Viajes en Primera con sus mujeres, hotel 5 estrellas con vista a la Plaza Roja de Moscú y un mes de vacaciones en Europa para descansar después del Mundial. Ayer me llamó la atención que la secretaria de uno de ellos me preguntara si tenemos convenio con alguna clínica de cirugía estética», confiesa, off the record, la ejecutiva de una importante agencia de viajes. «Lo que no entiendo es para qué vino Infantino, el Presidente de la FIFA, justo un día antes del partido contra Perú. Nos quemamos con todo el mundo y ni siquiera nos cobraron un penal inventado en mitad de cancha. Con Don Julio el árbitro llegaba al estadio en taxi, se volvía en avión privado y se lo quedaba», dice un histórico del personal de limpieza en el edificio de la Calle Viamonte.

«Si perdemos contra Ecuador, el dueño de la empresa ya me dijo que quedo en el inventario como esclavo», dice el gerente de marketing que creó la promo donde no te cobran la TV si Argentina no clasifica al Mundial. «Las ventas de antidepresivos se dispararon esta semana. Nuestra proyección es que si Argentina no clasifica, el clonazepam en gotas va a superar al Fernet como la bebida más consumida del país», comenta el director de marketing de un laboratorio internacional. «Sampaoli no necesita creer en Perón sino en la Virgen de Tilcara. Que antes de viajar a Quito pase por acá con la selección de Bilardo y cumpla con la promesa que hicieron», suplica David Gordillo, ex jugador del Club Nuevo Pueblo de Tilcara, equipo con el que los jugadores de la Selección del ’86 entrenaron y prometieron que volverían si salían campeones. «Si los trae mata varios pájaros de un tiro: clasificamos, salimos campeones y de paso Ruggeri paga unos cafés que le quedó debiendo al del bar».

“Te lo digo en voz baja para que no se dé cuenta nadie: si no clasificamos al Mundial invado Casilda” parece decirle el Presidente Mauricio Macri al DT de la Selección Nacional cuando se reunieron tiempo atrás en Olivos.

Allegados a la reunión entre Jorge Sampaoli y Mauricio Macri en la quinta de Olivos cuentan que el encuentro fue muy cordial y la charla giró en torno a temas futbolísticos, hasta que el Presidente le mostró un video donde se lo veía metiendo un gol de tiro libre en su quinta Los Abrojos. Los mismos testigos aseguran que el DT de la Selección quiso romper el hielo y le soltó un «jugás igual a Freddie Mercuri». El Presidente de la Nación lo petrificó con la mirada: «Ah pero mirá vos qué gracioso. Me imagino que la analogía de Queen es por la Reina de Tolosa. La misma que nos dejó afuera del Mundial, digo del Mundo». A juzgar por la foto oficial del encuentro no se sabe si Sampaoli se quedó duro con el comentario o estaba cantando la marcha peronista por dentro para hacer tiempo.

«Mirá qué cómodo que estás acá. Sillón grande, aire acondicionado central, una bebida bien helada y sanguches de miga. Tal vez tendrías que cambiar el televisor pero de eso me encargo yo» dicen que vaticinó el DT en su encuentro con Messi.

Los argentinos no sabemos de términos medios. Somos capaces de perder horas hablando de aquel gol en posición adelantada o de ese penal cobrado injustamente, con la misma vehemencia que algunos afirman que Juan Domingo Perón fue lo mejor que nos pasó y otros dicen que el peronismo es una de las 7 plagas de la humanidad. Como sea, este Martes a la noche metan un gol de nuca a los 47′ del segundo tiempo y clasifiquemos, muchachos. El Mundial es el único momento cada cuatro años donde todos jugamos en el mismo equipo. Vos podés Lio. Mirá por TV el de Qatar. Éste no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here