Novedades en el tratamiento de la diabetes

0
243
Foto: Web

Se trata de una de las enfermedades llamada “silenciosa” porque sus consecuencias no generan síntomas significativos hasta un estadio avanzado. En el Día Mundial de la Diabetes, siempre es una buena noticia contar con avances que permitan mitigar los efectos de este mal, por una mejor calidad de vida

La diabetes tipo I, también llamada diabetes juvenil, es una enfermedad autoinmune, en la que las células de la inmunidad atacan al páncreas, que es el órgano que produce insulina. Mientras que la tipo II, o diabetes del adulto, es la más frecuente de observar como complicación de la obesidad visceral.

Ésta última es la más frecuente: en la Argentina más de 2 millones 800 mil pacientes la padecen.

Es precisamente ésta diabetes tipo II la que los médicos más pueden llegar a prevenir. La obesidad y la sobrealimentación es la causa más frecuente de diabetes, que aparecerá luego de varios años de obesidad por haber exigido por demás al páncreas. Obviamente el tratamiento de la obesidad y los cambios en los hábitos alimentarios serán, en el futuro la única herramienta para erradicar la diabetes tipoII.

Existe una droga ya disponible en la Argentina, que tiene la indicación precisa de controlar el azúcar en la sangre según sus variaciones.

Esta droga se llama Liraglutide y se aplica en forma inyectable igual que la insulina, aunque tiene una gran ventaja respecto de ésta: normaliza el azúcar en la sangre. Es decir si el azúcar está alta, actuad si no, no modifica sus valores.

Por el contrario, la insulina baja el azúcar, ya sea que esté alta o baja, con lo que existen riesgos de hipoglucemias (descenso de los niveles de azúcar en sangre por debajo de lo normal, lo que es peligroso).

Esta droga está indicada en pacientes con diabetes no insulino dependiente de tipo II, no se usa en la diabetes tipo I.

Es un tratamiento ideal para la llamada diaobesidad, mezcla de obesidad con diabetes, porque ayuda a bajar de peso, al enlentecer el vaciamiento gástrico y producir saciedad

Hay trabajos que demuestran que si se logra tener una glucosa en sangre a la mañana -en ayunas- entre 75 a 85 miligramos por decilitro de sangre (mg/dl) por comer menos harinas refinadas y azúcares, viviríamos más.

Hasta ahora se acepta como normal una glucemia en ayunas de 100 mg/dl, pero recientemente los valores bajaron a 85 mg/dl como máximo, por ver que de esta manera mejoran todas las funciones de las células y se previenen muchas enfermedades degenerativas, como los infartos por aterosclerosis y la diabetes.

También contamos en la actualidad con una sustancia natural e inocua llamada carsinina que ayuda al paciente diabético tipo I Y tipo II por evitar las temidas complicaciones de la enfermedad, tales como insuficiencia renal, cataratas, ceguera por retinopatías y pie diabético.

La carsinina disminuye la unión tóxica del azúcar a cada una de las moléculas del cuerpo (mecanismo por el cual la diabetes es tan nociva).

Por otra parte, existe un tratamiento muy novedoso, de menos de un año, que se comenzó a utilizar en Brasil para mejorar las alteraciones vasculares de la diabetes, que son la primera causa de muerte.

Se trata de la aplicación del factor de crecimiento vascular, en forma endovenosa, sacado del mismo paciente, por lo que no tiene efectos adversos .

Estos factores de crecimiento, son los verdaderos encargados de reparar cualquier herida o lesión que hubiera en el cuerpo tanto interno como externo.

De esta manera estas moléculas, llamadas factor de crecimiento vascular, son las encargadas de mejorar muchas de las funciones perdidas por la diabetes, como ser la función del riñón, de la vista, del corazón, y de todo el árbol circulatorio.

La epidemia de obesidad genera una epidemia de diabetes tipo II, que se puede prevenir, cambiando los hábitos alimentarios, controlando la compulsión por los hidratos de carbono y utilizando nutrientes.

En esto se luce la medicina biomolecular, que lleva a equilibrar la química cerebral para que se pueda gobernar lo que se come, cosa primordial para todo tipo de tratamiento en diabetes.

Por otro lado, es fundamental preparar al paciente que va a recibir este tipo de tratamiento con la suficiente cantidad de antioxidantes.

Si el paciente tuviera una diabetes descompensada, se produce un estrés oxidativo por tener glucosa alta en la sangre. Igualmente ocurriría si el paciente come desproporcionadamente en cantidad y calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here