Oda a la Escuela Normal

0
641
Foto: La Banda Diario

Hoy quiero recordarte memoria en mi poesía Crisol de fe y cultura, vieja Escuela Normal Que sin pausa y sin prisa, soñando en el futuro, Te entregas a la digna tarea de enseñar… Recuerdo, en las mañanas tu campana de bronce Me convocaba a clase con cu voz de metal Tu nido se poblaba de alas y murmullos De inocentes palomas en vuelo inaugural… OH, los años de aquellos azules de la infancia, De los juegos primeros, del blanco delantal, Mi madre, la primera maestra de la vida Me enseñaba a ser bueno, a rezar y a cantar… Besándome en la frente me mandaba a la escuela “ve, hijo, me decía que la siembra es feraz, Enciende en tu alma el fuego de las auroras nuevas, Un día en tierno trigo madurara en el pan”… Entonces no sabia de odios ni de guerras, Tan solo conocía que había amor y paz, Absorto me asomaba ante el balcón del tiempo El mundo era un inmenso, fraterno colmenar… Los días transcurrían entre tus claustros viejos, Los cuadernos, los libros, la cartilla en tu afán, Dios guiando tu empresa de Patria y de grandeza Tu siembra generosa, fecunda, universal… En la hora de recreo tus patios se alegraban De risas, de canciones, de infantil ansiedad Los niños de la ronda las manos enlazadas, Cual símbolo perenne de prístina hermandad Allá, en la gran colmena del aula las jornadas Del saber y la ciencia, la lección eternal, De los dignos maestros guiando nuestros pasos En pos de un luminoso, pujante despertar… Un día tus alegres golondrinas se fueron, Se fue tu primavera para no regresar, Y anido en tus aleros el ave del invierno, Tus niños te dejamos llorando, en soledad… La vida nos llevaba por horizontes nuevos, Otros niños llegaron después a tu solar, Generaciones nuevas continuase educando, Te fuiste haciendo vieja sin dejar de enseñar… Más, a pesar del tiempo, te sientes siempre joven, El alma en primavera, sublime en tu soñar Como una inmensa llama de luz en madrugadas, Iluminando el verbo de la argentinidad… Hoy vuelvo a tu regazo, soy el niño poeta Que desanda caminos y retorna al hogar Tus aulas y tus patios me pueblan de nostalgia Me duele esta tristeza de tanto recordar… Donde están mis maestros de las primeras letras, Mis nobles compañeros de estudios donde están… Por senderos distintos nos separo el destino, Algunos emprendieron el viaje al mas allá…

Del poeta Dalmiro Coronel Lugones 1968

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here