Padre José Prado Guevara: «La manera de vivir de la gente justa es un reproche para los corruptos y los que quieren aprovecharse del pueblo»

0
109

La comunidad de la Capilla Nuestro Señor de los Milagros de Mailín vivió un domingo muy especial ya que celebró a su patrono y brindó una emotiva despedida al padre José Guadalupe Prado Guevara que en unos días retorna a su México natal.

Con el lema «Señor de Mailín, como San José, queremos caminar con vos», los fieles realizaron una caravana con la imagen del Señor Forastero que impartió su bendición a este tierra bandeña.

Posteriormente se celebró la santa misa, a cargo del padre José Guadalupe quien destacó: «El Señor de Mailín nos sigue convocando para celebrar la eucaristía, para encontrarse con nosotros, para llenarnos de su amor, para luego impulsarnos a ser sus testigos y vivir los valores del evangelio; a ser justos, misericordiosos, signo y presencia del amor de Dios para los demás».

También destacó que quien es justo y vive el amor de Dios se convierte en un anuncio de la alegría, del amor y la buena noticia y al mismo tiempo en denuncia.

«La manera de vivir de la gente justa es un reproche para los que son corruptos, para los que quieren aprovecharse del pueblo, enriquecerse y no trabajar por los demás; y vaya que hay muchos en el gobierno, en la iglesia, en los barrios, en todas partes del mundo. Por eso la palabra de Dios es un anuncio y una denuncia», indicó.

«Ante estas situaciones que vemos -continuó- debemos denunciar para cambiar ese mundo triste, cansado, sin esperanza y que tiene miedo. En medio de todo ello esta Cristo que quiere que su comunidad reciba su buena nueva y en la busqueda de hacer el bien pueda destruir el mal. Seamos mensajeros y testigos, denunciemos con la palabra pero sobre todo con las actitudes de la vida; sigamos construyendo el reino de Dios».

Tras su mensaje, los fieles le dedicaron unas sentidas palabras al sacerdote agradeciendo su servicio en la parroquia Santiago Apóstol. En ese contexto le obsequiaron una réplica de la imagen de Nuestro Señor de los Milagros de Mailín para que lo acompañe en México.

En ese contexto, el párroco señaló sentirse feliz y al mismo tiempo pidió perdón por aquello que no pudieron concretar. «Somos servidores del Señor, hoy venimos a acompañarlos en esta tierra y mañana nos tocará otro destino. Los invito a visitarme en México, los esperaré con los brazos abiertos».

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here