Pánico en un avión que viajaba a Salta desde Córdoba

0
210

Tensión, pánico, llanto, miedo. Todas estas palabras engloban lo que vivieron ayer una centena de pasajeros de un vuelo de Aerolíneas Argentinas que había despegado desde la ciudad de Córdoba con destino a Salta y debió regresar al aeropuerto de la capital de la provincia mediterránea debido a la despresurización de su cabina mientras estaba a unos 3.000 metros de altura, informaron a Télam fuentes de la empresa de bandera.

Se trató del vuelo AR1516, que despegó a las 14.15 desde el aeropuerto de Córdoba hacia Salta con 140 pasajeros y 6 tripulantes, y cuando ya se encontraba a una altura superior a los 10 mil pies (algo más de 3 mil metros), por razones que se investigan, se produjo la despresurización de la cabina.

El comandante de la aeronave debió realizar maniobras tendientes a equilibrar las condiciones de oxígeno interno y externo, descendiendo rápidamente, mientras las máscaras de oxígeno cayeron ante los pasajeros para ayudarlos a respirar.

El avión inició de inmediato el retorno al aeropuerto de Córdoba, donde aterrizó a las 14.30 tras activar los protocolos de emergencia establecidos por normas internacionales, que implican un procedimiento en tierra que incluye dotaciones de bomberos, ambulancias, personal médico y de seguridad.

No obstante, la aeronave, un Boeing 737-800 NG, tocó tierra sin que fuera necesaria ninguna maniobra o procedimiento de emergencia.

Una vez en tierra, seis personas fueron atendidas con distintas sintomatologías que incluyeron pánico, alta presión o dolor de oídos, pero ninguna tuvo que ser trasladada a un centro asistencial para su recuperación.

El avión quedó desafectado y se aguarda por el informe de la tripulación y de los técnicos encargados de la recorrida de mantenimiento, a la vez que el vuelo a Salta se reprogramó.

A los fines de establecer las causas que provocaron la despresurización, intervino de oficio la Junta de Seguridad del Transporte.

La presurización de un avión es el bombeo activo de aire comprimido en el interior de la nave para garantizar la seguridad de los ocupantes, ya que a 14.000 pies de altura todas las personas necesitan oxígeno adicional.

Cuando por alguna razón el sistema de presurización deja de funcionar, caen las mascarillas de oxígeno para que el pasajero pueda seguir respirando en forma normal, mientras el comandante de la aeronave realiza las maniobras pertinentes para bajar a una altura donde el oxígeno adicional ya no sea necesario. Fuentes aeronáuticas indicaron a Télam que si bien este incidente no es frecuente, salvo que la razón sea un daño estructural en la aeronave, generalmente el avión puede aterrizar de manera normal y sin mayores inconvenientes.

Momentos de tensión

“Hubo un aterrizaje de emergencia, nos dicen que a raíz de una despresurización. Había olor a humo y gente lesionada, con sangrados en la nariz y ataques de pánico”, dijo Guadalupe, una abogada salteña que iba a bordo, informó Cadena 3. Otra mujer, Carolina, relató: “Empezó a bajar en picada. Escuchamos una voz desde la cabina que decía que era una emergencia. Nos asustamos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here