Peteco Carabajal: «La casa de la madre es el único lugar donde uno vuelve a ser chico»

0
822

Peteco Carabajal recorre el quincho, como antes, como siempre, un espacio rodeado de recuerdos, de fotos de su padre de pura chacarera. Está contento, está celebrando junto a la familia los 85 años de su madre.

“Estos días están dedicados todo a ella, nuestra atención, nuestro amor y nuestras canciones. Siempre lo hacemos, pero hoy es especial, es su cumpleaños”, señaló en oportunidad de dialogar con LA BANDA DIARIO.

LBD: La presencia de Zita a tu lado, el escuchar sus mensajes o consejos, ¿cuán importante es para vos?

Peteco: “Para mí es una alegría poder tenerla, y tenerla bien, salvo algunos problemas de su físico lógicos, pero su corazón está bien, su inteligencia también. Esta casa es el lugar el único lugar donde uno vuelve a ser chico, ya que no hay otra cosa, porque ya no queda nada de lo que había en mi infancia, el paisaje ya no está. Y sin embargo cada vez que  estoy con mi madre en su mirada vuelvo a ser chico, porque ella me ve como a un chico”. 

“Por eso en mi zamba a Mis viejos digo ‘yo sé que alguna vez voy a perder ese camino para regresar; entonces sólo un hombre seré aquel niño con ellos se irá’. Mi viejo ya se ha ido y cuando lo haga mi vieja ya no voy a tener la posibilidad de volver a mi infancia”.

LBD: Decías que el paisaje de tu infancia ya no está. ¿Eso hace cada vez más difícil escribir sobre esos lugares tan significativos que se fueron convirtiendo?

Peteco: “No es difícil, pero no me interesa escribir sobre deseos nomás y sobre postales. Yo siempre he renegado de eso, salvo añoranzas y las chacareras de antes que tenían ese justificativo que el santiagueño se iba y no podía volver y extrañaba.

Pero hoy en día que alguien haga una chacararera hablando de volver para el carnaval y encontrarse con los amigos a mí no me representa porque sé que no es así.

Reniego a veces del progreso, aunque yo lo acepto, bueno no lo pido el progreso para mí; y sobre todo esa cosa de pureza que ya no hay en los barrios. En cualquier zona tienes que dejas las puertas cerradas, no conoces al vecino te afanan en cualquier lugar de la Argentina; entonces seguir cantando a ese ideal a veces me parece irreal, hoy en día alguna referencia hay que hacer a lo que está pasando sino el santiagueño se puede ‘vandear’ puede estar vendiendo para el turista que existe, pero también hay otras cosas”. 

LBD: Hoy el mensaje es otro… 

Peteco: “El mensaje para mí pasa por lo que le sucede al ser humano, por lo que pasa en la sociedad, lo que pasa en el mundo. 

LBD: Cuál fue tu percepción sobre la movilización de este miércoles 21 realizada en Buenos Aires. 

Peteco: “Creo que la movilización ha sido fuerte, importante. Obviamente que lo que se ve por la tele es la campana oficial  ya sea de canal 13 o de América que habla de la movilización de Moyano.

Eso es algo hecho al propósito porque no ha sido la movilización de Moyano sino la movilización del pueblo, de los trabajadores en contra de este ajuste, de estas medidas que ha tomado el gobierno actual y de alguna manera lo minimiza.

Hay mucha gente que no está con Moyano pero si quiere estar en la marcha que es legítima.  Creo que ha sido buena, positiva para los trabajadores. Aunque no se pueda hacer nada para torcer lo que ya se está gestando”.

Proyectos 

Junto a Martina Ulrich y Homero Carabajal, Peteco conformó “Riendas Libres” y se encuentran en plena gira por los festivales del país.

LBD: ¿Habrá cierre de la gira de Riendas Libres?

Peteco: “Hemos tocado con Riendas Libres en los festivales y vamos a cerrar la gira de verano seguramente con una presentación en Santiago, que la vamos hacer en el Patio de Froilán.

Vamos a presentar tranquilos, con tiempo, sin apuro de ningún tipo; queremos que la gente disfrute de la propuesta de Riendas Libres y con eso le damos un  cierre a ese repertorio para armar el próximo con temas nuevos en los que ya estamos trabajando”.

LBD: Con respecto a tus proyectos en el cine, en que estás trabajando 

Peteco: “Estos tiempos son difíciles también para el cine, se han calmado un poco las cosas. Había un proyecto para una película sobre Santucho, y hay que esperar, ahora no están dadas las condiciones. Pero siempre aparece algo. 

Con Homero vamos a participar en una película documental de época con una historia que transcurre en los tiempos de Sarmiento, cuando él hizo traer maestras de estados unidos para que enseñen el sistema educativo en Argentina.  

A esas maestras se les hacía un contrato coartador de libertades y difíciles de cumplir, tal es así que una de las maestras se ha enamorado de un hombre en Argentina, sería un gaucho, y bueno ha sido expulsada porque tenía que respetar ese contrato que había firmado donde no podía relacionarse con alguien de aquí. 

La película trata eso, de esa historia de amor que la maestra llegada de norteamérica no le importaba nada el contrato. Ella se enamoró y quería vivir ese amor. 

Dentro de ese marco histórico, Homero hará de Calfucurá cuando es joven y yo de Calfucurá cuando es grande y está a punto de morir. 

En esos tiempos de Sarmiento, Calfucurá era cacique de toda la Patagonia y lo ha tenido al gobierno argentino, a las poblaciones con su ejército integrado por miles de Mapuches». 

LBD: ¿Cómo se están preparando para este desafío?

Peteco: “Bien, tranquilos. Nosotros ya hemos visto como se trabaja y no tengo que hacer gran cosa, me van a dirigir, me van a indicar”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here