Primer enfrentamiento en Trípoli entre las fuerzas de Khadafi y los rebeldes

0
132
Crédito foto: EFE

En un mensaje sonoro difundido durante en la noche por la televisión oficial del régimen, Muammar Khadafi pidió a sus partidarios que «marchen por millones» para poner fin a este conflicto y que «liberen las ciudades destruidas» por los rebeldes. El líder libio ya había comenzado a sentir la presión de sus opositores armados en los accesos a la capital.

Calificando a los insurgentes de «agentes, traidores y ratas que profanan las mezquitas», el gobernante agregó que eran «agentes de (el presidente francés Nicolas) Sarkozy que quiere el petróleo libio». Sucede que Francia fue el primer país de la coalición en bombardear objetivos libios el 19 de marzo, cuando comenzaron las operaciones en Libia bajo mandato de la ONU, y probablemente el país junto a Gran Bretaña que más impulso el ataque militar.

Este sábado, al caer la noche, se señalaron enfrentamientos entre rebeldes y tropas de Khadafi en varios barrios de la capital, principalmente en la zona este. Luego de la medianoche, los combates bajaron en intensidad. Pero se podían escuchar disparos esporádicos de armas ligeras y explosiones.

Concretamente, varios habitantes de la capital informaron a la agencia AFP que había «enfrentamientos» en los barrios de Sug Joma, Arada y Tajura, en el este de Trípoli, en donde se escuchaba «Alá es grande» a través de los altavoces de las mezquitas.

El vocero del régimen libio, Musa Ibrahim, se limitó a confirmar esos duelos armados, a los que minimizó tildándolos de «pequeños». «La situación está bajo control», añadió, en declaraciones difundidas por la televisión oficial libia, a la vez que denunció un «ataque mediático» contra el régimen.

En Sabratah, a escasos 50 kilómetros de Trípoli, la población manifestaba su alegría en las calles, estimando que el fin del régimen está cerca. Lo mismo ocurrió en Bengasi, «capital» rebelde en el este de Libia, donde miles de personas festejaron la noche del sábado al domingo el «levantamiento» en Trípoli.

También el sábado, más temprano, el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano político de los rebeldes, Mustafá Abdeljalil, afirmó: «Estamos en contacto con el entorno más cercano del coronel Khadafi. Todo demuestra que el final está muy cercano, si Dios lo quiere«. Y agregó: «Cuento con un final catastrófico para él y para los suyos. También cuento con que deje una situación (de caos) en Trípoli. Espero equivocarme».

La situación en el resto del país

La estratégica ciudad de Brega -sede de un puerto petrolero clave- es teatro de violentos combates desde finales de julio. Después de anunciar que habían conquistado el viernes la zona industrial, y con ello toda la ciudad, ya que dominaban también la zona residencial desde una decena de días, los rebeldes reconocieron el sábado que fueron obligados a retroceder en el este de la zona petrolera por intensos disparos de artillería.

El viernes, los rebeldes anunciaron, a su vez, la toma de Zliten y Zauiya, esta última a sólo 40 kilómetros al oeste de Trípoli. Pero de la primera no se pudo confirmar dicha información.

Los insurgentes también controlaban la refinería de Zauiya, única fuente de suministro de combustible y gas de la capital. Esto «provocará una grave crisis» en Trípoli, según el responsable del lugar, Mohamed el Haluj.

Mientras, la OTAN continuó bombardeando Trípoli el viernes, el mismo día en el que el ex número dos del régimen Abdesalem Jalud abandonó al régimen para irse a Túnez, antes de viajar a Italia, así como también en la noche del sábado, con el fin de abrirle camino de los rebeldes.

 

Fuentes gubernamentales libias indicaron el sábado que Abdesalem Jalud viajó a Italia. Horas antes, los insurgentes anunciaron que este dirigente apartado del poder en los años 1990 se sumaba a la rebelión.

 

Las autoridades libias han restado importancia a su huida, diciendo que había abandonado la política «por voluntad propia» desde hacía bastante tiempo.

 

En tanto, más al sur también hubo enfrentamientos entre fuerzas de seguridad tunecinas y un grupo de libios armados cerca de la frontera entre los dos países, de acuerdo a un ministerio de Defensa tunecino, que no profundizó en sus declaraciones.

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here