Prostituía, abusaba de sus hijos y tenía sexo con el perro

0
511

Una mujer de 38 años quedó imputada en las últimas horas en San Juan, acusada de prostituir y abusar de sus tres hijos, además de tener sexo con un perro de raza Pitbull delante de ellos.

El juez Martín Heredia Zaldo, del Cuarto Juzgado de Instrucción, imputó a la mujer por el delito de «Abuso sexual con acceso carnal reiterado; agravado por el vínculo en concurso ideal con corrupción agravada de menores».

Los niños, cuya identidad se preserva, son un adolescente de 15 años, con retraso madurativo, una nena de 11 y el menor de los tres, 5 años.

Según el fallo del juez Heredia Zaldo, la mujer de 38 años abusó sexualmente de sus tres hijos, y los obligaba a que le practicaran sexo a ella; hacía que entre ellos practicaran sexo; los prostituía en su casa y en domicilios particulares de San Juan; y no tenía reparos en que la vieran cuando ella se hacía practicar sexo por un perro Pitbull.

A la figura penal de «Abuso sexual con acceso carnal reiterado; agravado por el vínculo en concurso ideal con corrupción agravada de menores», el juez la aplicó para los tres casos, como tres hechos distintos, ya que la investigación lo llevó a concluir que los tres menores sufrieron esos delitos.

Los abusos tuvieron dos escenarios, según la investigación: en el barrio en el que vivían antes y en una casa ubicada al sur de la calle Santiago del Estero, en la Capital.

Generalmente ocurría en horario nocturno, cuando la mujer los entregaba a sujetos a cambio de dinero.

Si bien dos de los niños ahora tienen 5 y 11 años, los abusos empezaron hace aproximadamente 9 años.

Todo se descubrió gracias a la intervención de los maestros de una escuela especial a la que asiste el adolescente de 15 años, cuando se defecó en los pantalones.

A los maestros esto les llamó la atención porque no tenía problemas de control.

Al ayudarlo, vieron que tenía verrugas en su zona anal por lo que pidieron ayuda médica y una profesional del servicio de emergencias ECI confirmó que tenía sífilis, una enfermedad de transmisión sexual.

Tras ser citado por las autoridades de la escuela, el papá biológico se hizo cargo de la situación y recibió ayuda de los asistentes sociales.

Los tres niños terminaron en la casa de una madrina, a quienes los menores le contaron el calvario que soportaban desde hacía años.

Allí fue cuando se conoció que la madre se hacía practicar sexo anal por el mayor de sus hijos; que llevaba hombres a su casa para recibir dinero a cambio de cederles a sus hijos para mantener sexo.

También los menores contaron que vieron cómo la mujer practicaba zoofilia con un perro Pitbull.

Los menores también contaron que los dormían con remedios. Y que, en el caso de la niña, le pedía que la llevara al médico por el sangrado vaginal y la madre nunca le dio asistencia profesional.

El juez Heredia Zaldo embargó en 500.000 pesos a la madre de los tres niños abusados.

El caso debe ser elevado a juicio para ser evaluado por un tribunal y concluir en la pena para la mujer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here