Proteger la identidad del niño en los medios de comunicación, un derecho adquirido

0
364

Proteger la identidad de los menores en los medios de comunicación constituye un derecho contemplado en tratados internacionales, leyes nacionales y locales que tienen como paradigma la protección integral del niño, niña y adolescente.

En la Convención Internacional de los Derechos del Niño, la temática de la identidad de las personas está consagrada en sus artículos 7 y 8 que versan sobre proteger su identidad cuando los niños son victimas o victimarios de delitos.

En nuestro país, el derecho está reglamentado por la ley 26.061 que en su art. 22 utiliza el término dignidad del niño, ya que son personas en formación y hay que protegerlos: “Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a ser respetados en su dignidad, reputación y en su propia imagen. Se prohíbe exponer, difundir y divulgar datos, informaciones e imágenes que permitan identificar directa o indirectamente a los sujetos de esta ley, a través de cualquier medio de comunicación o publicación, en contra de su voluntad y la de sus padres, representantes legales o responsables, cuando se lesione su dignidad o la reputación o que constituyan injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada o intimidad familiar”, expresa la norma.

Por su parte, la Ley provincial 6.915 denominada “Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes”, en su art. 11 párrafo 3 inciso b, se refiere a la identidad. “Los medios de comunicación social, públicos o privados, no podrán difundir información que identifique o pueda dar lugar a la identificación de niños, niñas y adolescentes a los que se les atribuya o victimas de la comisión de un delito, como autores o como victimas de los delitos”.

Interés superior del niño

Al respecto, el Dr. Juan Carlos Storniolo explicó que las leyes internacionales y nacionales protegen al niño íntegramente, tanto víctima, delincuente, como también al niño testigo, teniendo en cuenta de no difundir cualquier dato personal que pudieran identificarlo.

“Se busca no revictimizar al niño. Hay tres clases de víctimas. La primaria, es la victima del delincuente; la secundaria, cuando es víctima del sistema judicial y por último, el estigma social, cuando es la señalada por la sociedad. Por eso, la idea es que como la primaria no se puede atemperar, hacerlo con las otras dos a través de esta ley”.

La Convención Internacional más allá de establecer cada uno de los derechos, consagra como el principio fundamental al interés superior del niño, que es el eje transversal de todos los derechos que tiene, entonces cuando se debe resolver un conflicto primero se considera el interés del menor, como sujeto de derecho y no como objeto de derecho. “Ahora el padre no tiene ejercicio absoluto de la patria potestad, existe pero siempre en función del interés del niño. Comprobada su capacidad para ejercer su propio juicio, el juez va determinar según su interés por sobre todo lo demás”, finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here