Rebeldes piden a la Otan que apunte sus misiles al oeste

0
101

Frase. Cerca de Bengazi, un cartel dice: “No a la intervención extranjera”, y que el pueblo libio puede solo (AP).

Bengazi, Trípoli.

Cientos de personas realizaron ayer en Bengazi, bastión de los opositores y cuna de la rebelión contra Muamar Kadhafi, una concentración para pedir a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan) que ataque a las tropas del líder libio en las ciudades del oeste del país como Misurata, castigada sin tregua desde hace semanas por una ofensiva gubernamental.

Los manifestantes se congregaron en la plaza de los Juzgados de Bengazi para exigir a la Otan que ayude a desactivar el poder de las fuerzas de Kadhafi en las ciudades del oeste libio, en las que se contabilizan ya centenares de muertos.

Más de un millar de personas exigieron con gritos y pancartas contra la Otan que la Alianza ayude a neutralizar el poder de fuego del gobierno.

“¿Dónde está la Otan? firmado: Misurata”, rezaba una de las decenas de pancartas que sos-tenían los manifestantes, en-
tre ellos muchas mujeres y 
jóvenes.

“ONU y Otan, ¿qué pasa con Misurata, Zauiya y Zenten?”, se preguntaba otro cartel enarbolado por un joven en referencia a las tres principales ciudades del oeste libio que han estado o continúan a duras penas en poder de los rebeldes tras semanas de asedio por parte de la artillería pesada y los tanques kadhafistas.

Los manifestantes corearon lemas como “Otan deja ya de mirar y actúa” o “Sarkozy lleva ya a Kadhafi a la cárcel”, en referencia al presidente galo, 
convertido en una suerte de 
héroe entre los habitantes de 
la zona oriental del país desde que Francia impulsó la resolución 1.973 de Naciones Unidas, que aprobó la intervención aliada para proteger a los civiles libios.

Altos representantes de la dirección rebelde criticaron ayer la evolución de la operación aliada desde que la Otan asumió el mando de la misma el jueves pasado.

“La situación ha cambiado totalmente para peor desde la entrada de la Otan”, dijo un miembro del comité de crisis del Consejo Nacional Transitorio (CNT), Haded Mohamed Ben Alí, quien criticó que los bombardeos de las fuerzas internacionales se repitan sobre las mismas zonas en lugar de concentrarse en los alrededores de Misurata y otros enclaves donde serían más efectivos.

“No creemos en la Otan, no queremos una Libia dividida”, afirmó Ben Alí, en referencia a una posible intención voluntaria por parte de la Alianza de no atacar el oeste libio y mantener el país segregado entre la zona rebelde y la de Trípoli.

Los insurgentes también critican que la Otan no ataque a las tropas de Kadhafi en localidades del este del país como Ben Yauad, lo que dejaría al descubierto su retaguardia respecto a la línea del frente oriental, estancada desde hace varios días en torno al enclave petrolero de Briga, a 210 kilómetros de Bengazi.

Un total de 71 heridos en Misurata, llegó ayer a Túnez en un barco de Médicos Sin Fronteras para ser hospitalizados, dijeron fuentes de la Cruz Roja.

Por su parte Kadhafi, tras dos semanas sin apariciones públicas, saludó anoche a los simpatizantes reunidos en torno a su complejo residencial de Bab al Aziziya, en el sur de Trípoli, según imágenes mostradas por la televisión estatal, informó el diario español El País . El coronel sonreía y hacía la señal de la victoria con los dedos.

El periódico indicó en su edición digital que el régimen libio se muestra dispuesto a negociar reformas pero no la salida de Kadhafi y que a esa salida negociada apuntan los emisarios que Trípoli envió el fin de semana a distintos países de Europa.

Fuente: La Voz del Interior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here