Un River sin alma ni ideas perdió en Córdoba y está muy cerca del descenso

1
354

Dramático es el resultado que se trajo River de Córdoba. No solo por el resultado, sino por la falta de ideas para dar vuelta una historia adversa. A diferencia de otras ocasiones, el corazón de muchos jugadores (en especial de Matías Almeyda) fue el lado positivo de este equipo, en un partido que tuvo de todo en el complemento, y que por suerte no terminó en tragedia. Aunque ahora habrá que esperar cómo dará vuelta Juan José López, quien hoy se mostró muy abatido desde el primer minuto, y sus jugadores la historia en Núñez.

Desde la previa se empezó a jugar el partido, con los cambios del entrenador “Millonario” y las salidas sorpresivas de varios futbolistas. Entre ellos, con Leandro Caruso y Jonatan Maidana afuera. Sin embargo, a pesar de que Funes Mori era el único punta, acompañado por Mauro Díaz un poco más atrás, River se animó y salió a imponer su chapa ante un Belgrano sorprendido por el planteo del rival. No obstante, el paso de los minutos fue marcando otra cosa y así el local empezó a inquietar, al punto que comenzó a poner contra las cuerdas a su adversario.

Así, la apertura del marcador llegó por un error infantil e increíble de Adalberto Román, quien tocó con la mano el balón, de manera muy evidente en el área, lo que obligó a Néstor Pitana a cobrar penal para “Los Piratas”. El encargado de ejecutarlo fue César Mansanelli, quien fusiló a Juan Pablo Carrizo y puso en ventaja a los cordobeses, para irse al descanso con la ventaja en el marcador.

En el complemento, el local se mostró mejor y River no tenía ideas. Por eso, Belgrano amplió las diferencias a los 4 minutos, gracias al tanto de César “El Picante” Pereyra, quien antes de definir le cometió una clara infracción a Arano, su marcador. De esta manera, los nervios empezaron a crecer  y algunos hinchas de River no soportaron más, por lo que entraron a increpar, pidiendo actitud a jugadores como Almeyda, Román y Arano, entre otros.

Por este motivo, la rotura del alambrado originó la suspensión momentánea del partido, que estuvo detenido por 20 minutos, debido a la rotura del alambrado. La policía llegó y en cuanto garantizó la seguridad al árbitro Néstor Pitana, el encuentro se reanudó y la historia pasó a ser otra.

El miedo de los jugadores de River, se trasladó a los futbolistas de Belgrano, quienes retrocedieron y se metieron en su propia área. Ante esto, “El Millonario” fue con el corazón y con el amor propio que le quedaba para torcer la historia. Sin ideas, con un Almeyda luchando contra todos, el conjunto visitante fue a buscarlo con el alma; sin embargo, el descuento nunca llegó y la victoria terminó siendo para los dirigidos por Ricardo Zielinski.

Ahora, se pueden desprender dos cosas de este resultado para River.

Lo positivo: es la imagen dejada en el complemento, luego de la suspensión.

Lo negativo: No tiene a Almeyda, Ferrari y Román por cinco amarillas, tampoco tuvo ideas y mostró muchos errores. Además tendrá que saber asimilar la presión de jugar con un Monumental” colmado, tal como le pasó en la derrota ante Lanús. La diferencia es que ahora no jugará por evitar la Promoción, sino que jugará por mantener viva su historia en la Primera División.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here