Santa Fe le pide ayuda al Gobierno para hacer frente a cuantiosas pérdidas por las inundaciones

0
293

Cada vez que intenta recuperarse, la provincia de Santa Fe vuelve a sufrir un tremendo golpe de las lluvias. Por tercera vez en menos de dos semanas, la región sufrió un temporal que provocó las crecidas de ríos y arroyos y desató inundaciones en diferentes localidades.

El resultado no sólo afectó así a los residentes en sus propios hogares, sino que también causó un perjuicio enorme en la producción de la provincia.

De tal manera, según informaron los medios locales, el gobernador Miguel Lifschitz ya se puso en contacto con diferentes ministros del Gobierno de Mauricio Macri, para solicitar de manera oficial ayuda por parte de Nación y analizar los pasos a seguir para hacer frente a los grandes y costosos daños sufridos.

«Las lluvias no nos dan tregua. En cuatro fines de semana tenemos lluvias acumuladas que llegan a entre 600 y 800 milímetros, que es lo que llueve generalmente en casi un año. La situación es muy desoladora. Santa Fe ha sufrido un golpe en su aparato productivo extraordinario», se lamentó el ministro de la Producción de la provincia, Luis Contigiani.

Se espera que Lifschitz se reúna hoy por la tarde con los ministros nacionales del Interior, Rogelio Frigerio, y de Agricultura, Ricardo Buryaile, para pedir de manera formal una asistencia económica. La cita se dará en la Casa Gris de la ciudad de Santa Fe.

«El verdadero problema de fondo es de mediano y largo plazo. Hay que dejar de lado algunas diferencias y encarar esos problemas», afirmó Buryaile. Y añadió: «Entiendo la necesidad y el hastío de la gente».

Según Contigiani, las pérdidas que se estiman entre todo lo perdido en 2016 y las dos semanas del 2017, se alcanza a una cifra de 3.500 millones de dólares. «Sólo en este año ya son mil millones de dólares. Estamos en una situación mucho más crítica que en la semana anterior. La situación es desastrosa, impensada, extraordinaria», explicó el funcionario.

Las inundaciones no sólo provocaron centenares de evacuados, sino que afectaron de manera directa a la producción en la provincia.

El último miércoles, por ejemplo, Gerardo Piombo, el presidente comunal de la región tambera Pueblo Marini, ubicado en la cuenca lechera de la provincia, anticipó que en dos meses, el pueblo puede desaparecer: «Si no me ayuda la provincia, tendré que cerrar las puertas. No tengo nada», afirmó. De los 255 habitantes que había allí, solo quedan 140.

El caso de Pueblo Marini es uno de los tantos de los pueblos tamberos de Santa Fe, que se hacen cargo de la principal actividad empleadora de la provincia. Los establecimientos se redujeron de 36 a 12. «Después de esto, calculo que no va a quedar ninguno. La pérdida es del 100%. No queda nada, ni alfalfa, maíz, soja, nada», se quejó Piombo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here