¿Se muda el Papa del Vaticano?

0
309

La parroquia Santa Maria a Setteville espera al Papa este domingo 15 de enero. Algo que no tiene nada de especialmente extraño si se recuerda que el Sumo Pontífice es también Obispo de Roma, una diócesis que tiene 300 parroquias, tres de las cuales están ubicadas en otra comuna, Guidona Montecelio, una localidad de 80.000 habitantes, al este de la Capital italiana.

Hasta ahora, Francisco ha visitado 12 parroquias de su diócesis. Y esta es la segunda de las tres parroquias de Guidona Montecelio que pertenecen a su diócesis.

Quien elucubra con una hipotética mudanza del Papa «a las periferias» de su diócesis es el vaticanista Sandro Magister, columnista de la revista L’Espresso, autor del blog Settimo Cielo, e hipercrítico del pontífice argentino, siempre dispuesto a poner su lupa sobre todo lo que hace y dice Francisco.

Es así que la anunciada visita parroquial del Papa le dispara el recuerdo de unas declaraciones hechas por monseñor Víctor Manuel Fernández, actual rector de la Universidad Católica Argentina, amigo y estrecho colaborador de Francisco, a la revista Religión Digital en junio pasado.

El arzobispo Fernández –»teólogo de confianza de Jorge Mario Bergoglio y su escuchadísimo consejero», recuerda Magister- dijo en esa ocasión que «no necesariamente el Papa debe habitar todo el tiempo en Roma», porque también es «pastor supremo de toda la Iglesia». Y luego agregó Fernández: «Nada impediría que el Papa residiera en Guidonia Montecelio». Aunque no es la comuna de Roma, sí pertenece a la diócesis de Roma.

«Es precisamente esto: Fernández señaló a Guidonia como posible lugar de residencia del Papa. No el Vaticano, no el centro de la ciudad, sino una periferia extrema, una de las ‘periferias geográficas y existenciales’ tan queridas por Bergoglio», subraya Magister quien, entre otras cosas, brega incansable e infructuosamente por enfrentar al actual Papa con el emérito, Benedicto XVI. Un ofensivismo que, vale recordar, lo llevó hasta a filtrar un documento embargado y perder así por un tiempo su acreditación ante El Vaticano.

Su conclusión es: «Del papa Francisco se puede esperar cualquier cosa. ¿Por qué no también esto?»

En efecto, si Bergoglio, al no residir en el Palacio apostólico ni veranear en Castel Gandolfo, rompió con tradiciones que parecían inamovibles, ¿por qué no mudarse a otra parroquia de su diócesis aunque más no sea temporalmente?

De momento, la única cosa cierta es que el Papa oficiará la misa este domingo en Santa Maria a Setteville que, como puede apreciarse en las imágenes, es una de las llamadas «parroquias modernas» de Roma, por su arquitectura reciente, ya que fue construida en los años noventa e inaugurada en enero de 2000.

La noticia de su visita fue recibida «con sorpresa y emoción» dice Luigi Tedoldi, el párroco de Santa Maria da Setteville, ajeno a las especulaciones inmobiliarias de Sandro Magister.
«No lo esperábamos -agrega-, no nos atrevíamos a esperar una visita suya en este rinconcito de Roma».

La parroquia de Santa María tiene unos cuarenta años de existencia y una feligresía de familias jóvenes y numerosas. «Tenemos familias con hasta siete hijos y es difícil encontrar en esta comunidad un hijo único», dice orgulloso Tedoldi, que predica todo el tiempo sobre la importancia de crecer junto a un hermano.

El vicepárroco, Giuseppe Berardino, de 47 años, espera al Santo Padre con doble emoción. Además de la jerarquía de la visita, ésta tiene lugar en un momento en el que necesita especial respaldo, ya que desde hace dos años padece de esclerosis lateral amiotrófica. Berardino, dice Tedoldi, es muy querido por la comunidad, especialmente por los jóvenes que hoy lo acompañan con especial cariño desde que está casi postrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here