Semana clave para esclarecer el asesinato de Lola Chomnalez

0
116

El Instituto Técnico Forense (ITF) daría a conocer mañana los informes finales de sus estudios, los cuales podrían entregar una prueba científica que permita dar con el homicida de Lola, la adolescente argentina encontrada muerta mientras veraneaba en el balneario uruguayo de Valizas.

Al mismo tiempo, trascendió que un cuerpo especializado de Uruguay arribó a la zona del asesinato para reforzar las investigaciones en el lugar.

«La semana que viene va a ser trascendente» para el devenir de la investigación sobre la muerte de la adolescente de 15 años, ya que «se van a conocer las pericias y el informe médico forense definitivo», adelantó Jorge Barrera, abogado de la familia Chomnalez.

En este sentido, remarcó «va a ser fundamental saber a qué hora fue asesinada» Lola, ya que el «el rango estimado de 48 a 72 horas» estipulado en las pericias preliminares después de su desaparición «es muy amplio».

Por su parte, el abogado Gustavo Bordes, representante de Claudia Fernández, madrina de la víctima, y su marido, Hernán Tuzinkevich, consideró que en poco tiempo más sus clientes «ya no van a ser investigados».

El abogado afirmó que existen fotografías tomadas por la pareja que «confirman absolutamente todas las declaraciones» de ambos respecto de lo que ocurrió, desde que el sábado pasado, cuando Lola llegó a Barra de Valizas para encontrarse con la familia, y el día siguiente al mediodía, cuando salió a caminar por la playa y nunca regresó.

Esas fotografías descartarían la hipótesis sobre que el fallecimiento pudo haberse producido antes del momento en que el matrimonio dijo que la chica había salida de la casa que alquilaba.

En la noche del sábado la adolescente asistió con el matrimonio a un toque de tambores en la plaza de Valizas, por lo que una de las líneas de investigación que se maneja es que allí pudo ser vista por alguien que luego la atacó.

Sin detenidos

La causa por el crimen de Lola Chomnalez quedó sin detenidos, tras la liberación de un pescador apresado horas antes, de quien se sospechó que había tenido algún tipo de vinculación con el homicidio.

La jueza de Rocha Marcela López, que entiende en la causa, tomó declaración al hombre, de 35 años, residente en Valizas, durante cerca de cinco horas y luego lo liberó.

También pudieron retirarse de los tribunales un conocido del pescador, una turista francesa también allegada a él y el changarín de 50 años que encontró el cuerpo de Lola en la playa Barra de Valizas el martes último.

El pescador, al ingresar a los tribunales de Rocha, expresó su indignación por la situación en la que se vio envuelto, al considerar que la justicia uruguaya «está buscando un chivo expiatorio».

«Yo soy un pescador, vivo tranquilo. Están buscando un chivo expiatorio», manifestó el acusado antes de prestar declaración, donde llegó esposado junto a su mujer.

Cinco horas más tarde, se retiró del lugar «libre y limpio», dijo a los periodistas, y consideró que la justicia de Rocha dejaba mucho que desear.

El hombre salió en medio del tumulto de la prensa junto a la mujer de nacionalidad francesa que había sido citada a declarar porque supuestamente lo había escuchado decir que tenía una relación con una joven llamada Luna, el segundo nombre de Lola.

Investigación

Durante el fin de semana, personal de Prefectura, de Policía Científica y efectivos de la Jefatura de Rocha rastrillaron la zona de Valizas y de Aguas Dulces en busca de la mochila de la adolescente y del arma homicida.

Los investigadores también volvieron a la casa donde se hospedaba la menor junto a la familia de su madrina e incautaron los cuchillos y objetos punzantes que se podrían haber utilizado para cometer el asesinato.

El caso

Lola Chomnalez había llegado el 27 de diciembre a Barra de Valizas, a unos 270 kilómetros al este de Montevideo, para pasar unos días junto a su madrina y la familia de esta, pero al día siguiente salió a caminar por la playa y desapareció.

Dos días más tarde su cadáver fue hallado enterrado en la arena y luego se determinó que murió por asfixia y presentaba cortes en el cuello.

Desde entonces, fueron detenidas varias personas, entre ellas el marido de su madrina, pero todos fueron liberados.

Mientras en Uruguay continuaban con la investigación, en Buenos Aires fueron inhumados el sábado los restos de Lola, que fueron sepultados en el cementerio de la Recoleta, tras una ceremonia religiosa íntima que se oficio en la Iglesia Nuestra Señora del Pilar.

Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here