Superposición de tareas y violencia digital en cuarentena en universitarias de Santiago del Estero

0
170

Una encuesta realizada en la Universidad Nacional de Santiago del Estero (UNSE) reveló que el 80,9% de las integrantes de esa casa de estudios sienten que las tareas domésticas se superponen o interfieren con su vida laboral o sus estudios, en el contexto de aislamiento por coronavirus.

El relevamiento realizado por el Programa Géneros y Violencias de la universidad también identificó que el 98% de las alumnas sienten una sensación de sobrecarga.

Asimismo, aportó que el 29,9% de las entrevistadas conocían a alguien que estaba atravesando situaciones de violencia, incluso digitales, y de ese total, el 35,9% desconocían si las víctimas habían pedido ayuda.

“Así, las cifras que arroja nuestra encuesta es que las mujeres de la comunidad educativa han visto agudizada en su mayoría la sobrecarga laboral y la superposición de tareas, como efecto de ésta. De tal modo, que prácticamente en su totalidad han respondido que realizan diversas tareas domésticas”, analizó en el documento la coordinadora del Programa, Rosa Isac.

La profesional destacó que “la universidad se presenta también como un espacio donde las mujeres experimentan una multiplicidad de desigualdades, discriminaciones y violencias»,

Y contó que «entre junio del 2018 y junio del 2020 hemos recibido 54 denuncias de mujeres y personas de la diversidad por diferentes situaciones de violencias, discriminaciones, hostigamientos y acoso”.

Detalló también que «el 97,8% de los perpetradores de las violencias son varones» y que las más identificadas «fueron las violencias psicológica, simbólica, sexual y la física”.

Isac remarcó que “de manera urgente es necesario poner en debate como universidad las masculinidades construidas en nuestra sociedad; los mandatos masculinos aprendidos, sostienen privilegios y reproducen desigualdades y violencias”.

La encuesta permitió también «poner en evidencia la violencia de género digital», señaló el informe.

“Son actos cometidos mediante el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, a través de teléfonos móviles, Internet, plataformas de redes sociales, correo electrónico o cualquier otro medio de transmisión de datos», detalló el documento.

«Y si bien la ley 26.485 (de Protección Integral a las Mujeres) no incorporó todavía este ámbito en su descripción tipológica, esta forma de violencia ha encontrado en Internet un contexto diferente y nuevos modos para su desarrollo”, añadió.

“Acceder a las cuentas de la víctima sin su permiso, controlar toda su actividad en las redes sociales, vigilar los por qué y para qué del uso de sus dispositivos móviles, usurpar su identidad online, hacer comentarios ofensivos de manera pública en la red, son algunos de los modos de hostigamiento que constituyen la violencia de género digital”, puntualizó el relevamiento.

Fuente: telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here