Suspendieron el partido Boca-River para el domingo a las 16

0
260

Fue necesaria muchísima agua, esos implacables 100 milímetros, para apagar tanto fuego. «El partido está suspendido y se juega mañana a las 16», anunció Daniel Angelici a las 15.20 de un sábado climáticamente implacable en Buenos Aires y alrededores.

La medida fue absolutamente lógica y razonable. Hubiera sido una picardía haber intentado jugar en un campo que drenó todo lo que pudo la enorme cantidad de agua que cayó, pero que no logró evacuar distintos charcos en el terreno.

Muchos hinchas de Boca ya estaban en la Bombonera cuando la voz del estadio hizo el anuncio oficial, con silbidos y cantos inmediatos contra River.

Desde Conmebol hicieron todo lo posible para que la primera final entre Boca y River se disputara, pero no hubo caso. Los árbitros, con el chileno Roberto Tobar a la cabeza, salieron a recorrer el campo de juego dos horas antes del horario pautado para el pitazo inicial, y ahí constataron que el terreno estaba inviable para que haya fútbol.

 

En varios sectores de la cancha la pelota no picaba y en otros tantos se frenaba cuando intentaban que corriera. Los jueces se tomaron unos minutos para definir y, una vez que dejaron la cancha, no tardó en llegar la confirmación oficial de que la final quedaba suspendida, en principio, para el domingo a las 16.

Olé

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here