Terranova cerró su participación con dos etapas ganadas

0
141
Foto: Telam

La última etapa, denominada Grand Prix de Ouarzazate, se desarrolló en un sector de 57 kilómetros, recorrido en tres oportunidades.

El mendocino y su navegante, el español Lucas Cruz, emplearon un tiempo de 1h. 10m. 30s para completar el especial y llegaron a la meta a un minuto del vencedor, Ten Brinke (Mitsubishi Lancer), con lo que cerraron este competencia en el 27° lugar de la general, que tuvo también al holandés como ganador.

El argentino Adrián Yacopini (Volkswagen Amarok), por su parte, finalizó la etapa en la 17° colocación y trigésimo en la clasificación general del rally.

“Fue una etapa divertida pero muy peligrosa”, relató Orly, quien enfatizó que se va “muy conforme” de este rally», y puntualizó que «ahora comenzaremos a trabajar en nuestro próximo desafío que es el de ser protagonistas y luchar por el triunfo en el Dakar».

La ubicación final de la dupla argentino-española es meritoria porque en los seis días de competencia abundaron los sobresaltos, que incluyeron un vuelco, problemas mecánicos, pinchaduras, atascamientos en las dunas y hasta la pérdida del rumbo.

Terranova, ganador del Rally de Túnez en 2009 en sus tiempos de BMW, regresa así de tierras africanas con varios objetivos cumplidos.

En lo que fue el primer contacto deportivo del mendocino con la Hilux y con el equipo, le permitió a la marca llevarse dos triunfos de etapa en su debut oficial en la categoría Cross Country.

El cuyano también estrenó dupla con Cruz (ganador del Dakar 2010 con Carlos Sainz) y tomó nota de la información técnica para el equipo de cara al mítico rally que se correrá por cuarta vez en Sudamérica.

La responsabilidad de recoger datos quedó en manos del mendocino y del español porque su compañero de equipo, el sudafricano Giniel De Villiers (ganador en 2009 del primer Dakar corrido en Sudamérica), está abocado a los trabajos de desarrollo del vehículo en el desierto de Namibia.

El Rally de Marruecos recorrió este año 2.120 kilómetros (1.520 cronometrados) por las tierras del sur de ese país, en donde no faltaron las dunas, las superficies muy pedregosas y el fesh-fesh (suelo de arena muy suave y engañosa que suele ser una trampa para los pilotos).

La variedad de suelo, las altas temperaturas, las dificultades del terreno y la altitud que encontraron en Marruecos fueron el corolario ideal para el próximo Dakar, que este año largará desde Mar del Plata, seguirá hacia el Norte argentino, cruzará a Chile y entrará a Perú para terminar en Lima tras casi 9.000 kilómetros de prueba.

 

Fuente: Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here