Usan «fantasmas» para que la gente cumpla la cuarentena

0
472

La aldea de Kepuh, en Indonesia, contrató voluntarios disfrazados de fantasmas para asustar a las personas que no respeten la cuarentena preventiva y obligatoria en el marco de la pandemia de coronavirus.

La aldea en la isla de Java desplegó un elenco de figuras blancas que patrullan las calles y  saltan a los transeúntes desprevenidos, con la esperanza de que la superstición milenaria mantenga a las personas en el interior y lejos del Covid-19.

«Queríamos ser diferentes y crear un efecto disuasorio porque los »pocong» son espeluznantes y atemorizantes», dijo Anjar Pancaningtyas, jefe de un grupo juvenil de la aldea que coordinó con la policía la iniciativa no convencional para promover el distanciamiento social a medida que se propaga el coronavirus.

Conocido como «pocong», las figuras fantasmales están envueltas en sudarios blancos con caras en polvo y ojos con borde de kohl. En el folklore indonesio representan las almas atrapadas de los muertos.

Sin embargo, cuando comenzaron a aparecer este mes tuvieron el efecto contrario, ya que en lugar de mantener a las personas adentro, las invitaron a salir a observar a las apariciones. Desde entonces, los organizadores cambiaron de táctica.

El presidente Joko Widodo se resistió a un bloqueo nacional para frenar el coronavirus, en lugar de instar a las personas a practicar el distanciamiento social y la buena higiene.

Pero con la tasa más alta de muertes por coronavirus en Asia después de China, algunas comunidades, como la aldea de Kepuh, decidieron tomar medidas en sus propias manos, imponiendo patrullas fantasmales, bloqueos y restringiendo el movimiento dentro y fuera de su aldea.

«Los residentes aún carecen de conciencia sobre cómo frenar la propagación de la enfermedad COVID-19», dijo el jefe de la aldea, Priyadi, «quieren vivir como siempre, por lo que es muy difícil seguir las instrucciones para quedarse en casa».

Hasta el momento hay 4.557 casos confirmados de coronavirus en Indonesia y 399 muertes, y hay temor a que los números aumenten significativamente. Investigadores de la Universidad de Indonesia estiman que podría haber 140.000 muertes y 1.500.000 de casos para mayo si no hay frenos más duros.

La estrategia sobrenatural parecía estar funcionando, y los aldeanos huyen asustados cuando se materializan los fantasmas. «Desde que apareció el pocong, los padres y los niños no han salido de sus hogares», dijo el residente Karno Supadmo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here