Un viaje de placer, un error y un desenlace fatal: la muerte de dos jubilados conmociona a Córdoba

0
591

Ramón Di Virgilio y Rosalía Arbo, ambos de 72 años, partieron el jueves pasado desde San Juan en dirección a Jesús María. El matrimonio se dirigía a la ciudad cordobesa para visitar parientes y asistir al Festival de Doma y Folklore que se desarrolla en esa localidad. Sin embargo, algo pasó en el camino y los ancianos nunca llegaron a destino. El cadáver de la mujer fue hallado este lunes. El del hombre, al día siguiente. Los investigadores no lo podían entender: los cuerpos y el auto en el que se trasladaban estaban fuera de cualquier ruta o camino, en la zona de las Salinas Grandes.

Al viaje lo habían realizado muchas veces. Y Di Virgilio no era un hombre de poca experiencia en las rutas: trabajaba como camionero y se había jubilado dos años atrás. Pero esta vez no tomaron el desvío a la ruta 16 para ir desde Cruz del Eje hacia Deán Funes, como lo hacían habitualmente, sino que avanzaron varios kilómetros por un camino pavimentado, que luego se convierte en ripio, hasta llegar a las salinas.

En esa zona, calificada como inhóspita, encontraron el lunes el cuerpo de Arbo. El fiscal que dirigió la investigación, Martín Bertone, estimó que habría fallecido el jueves a la noche o en la madrugada del viernes. El cadáver de la mujer estaba cerca del Renault 9 patente TGP 757 en el que viajaba junto a su marido, quien fue encontrado a dos kilómetros de diferencia. A pocos metros de los restos del hombre había un termo, por lo que se cree que pasó sus últimas horas de vida buscando agua.

Las condiciones del lugar fueron arduas para los especialistas que trabajaron en el operativo. Y mucho más lo habrán sido para los jubilados: durante el día las temperaturas superan los 45 grados, no hay cursos de agua cerca y al paisaje desértico se le suman zonas de monte espeso.

Aún sin los resultados de las autopsias, los investigadores deslizaban la posibilidad de que los jubilados hayan fallecido por deshidratación, según indicó La Voz del Interior.

«Es una zona agreste, poco transitada, es de difícil acceso y el que ingresa cuesta salir. El calor es muy fuerte y no hay sector de abastecimiento de agua, es todo salado, son todos salitrales», dijo Diego Concha, director de Defensa Civil de Córdoba. «Esto ha sido un desenlace fatal, haber llegado a ese sector donde se empantana el vehículo y no tenían orientación, en un camino solitario. Y después el intentar salir a buscar ayuda», agregó.

Uno de los nietos se comunicó por última vez ese mismo jueves a las 19:30, cuando aún transitaban por la ruta 60 en el norte de Córdoba, en la zona de Cruz del Eje, y aseguró que cuando hablaron por teléfono les contaron que se «habían pasado» cuando iban por Cruz del Eje y «no doblaron por la ruta que debían». También se estableció que pidieron ayuda para orientarse en una estación de GNC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here