A tres semanas de los comicios, los candidatos intensifican la campaña

0
120

Sólo 21 días restan para las elecciones presidenciales del 23 de octubre. Y la campaña electoral entra en su última etapa. Con la oposición buscando achicar la diferencia que sacó Cristina Kirchner en las primarias, y poniendo el foco en la elección de diputados y senadores para los próximos cuatro años.

La Presidente, en tanto, con la tranquilidad de una diferencia que, a esta altura, parece indescontable, intensifica sus actos de gestión, con actos a lo largo y ancho del país.

Tal vez el hecho político más sobresaliente de la campaña haya sido el acuerdo que por estas horas intentan sellar Francisco de Narváez y Alberto Rodríguez Saá.

El socio de Ricardo Alfonsín en la provincia de Buenos Aires hizo una apuesta fuerte luego de las primarias, cuando obtuvo más votos en la provincia que el radical. Ante la imposibilidad de Adolfo Rodríguez Saá de competir porla Gobernación, estableció contactos con el puntano, pese a la rotunda resistencia de la UCR.

Así, y pese a que públicamente Alfonsín dijo que el acuerdo había sido charlado y consensuado, la alianza con Rodríguez Saá supone una ruptura casi definitiva. Incluso, no está previsto que Alfonsín y De Narváez compartan algún acto en estas tres semanas antes de los comicios.

El que apuesta fuerte a crecer y transformarse en el representante de la oposición es Hermes Binner. Luego del 4º puesto el 14 de agosto, pero con un caudal de votos mayor al que esperaban, fue el candidato que, según la mayoría de las encuestas, más creció desde las primarias.

Su principal objetivo es alcanzar el segundo lugar el 23 de agosto, sumar una buena cantidad de legisladores, que le permitan tener una mayor capacidad de negociación en el Congreso, y colocar al Frente Amplio Progresista como una fuerza con chances reales de cara al 2015.

Para eso, aumentó su presencia en los medios, y profundizó un discurso crítico hacia el gobierno, sin perder la imagen de una fuerza que apuesta al diálogo sin grandes conflictos.

El que parece que aún no pudo resignificar el duro golpe que significaron las primarias fue Eduardo Duhalde. Antes del 14 de agosto apostaba fuerte a lograr el segundo lugar y capitalizar el voto opositor durante la campaña para las presidenciales.

Nada de eso ocurrió: el tercer puesto, y la contundente diferencia que sacó Cristina Kirchner llevaron al ex Gobernador bonaerense a una difícil situación.

Ahora, el objetivo parece apuntar a que su esposa, Hilde «Chiche» Duhalde logre obtener la banca para Senadores en la provincia de Buenos Aires por la minoría, banca que disputa con el candidato de Udeso, José «Pepe» Scioli.

Tal vez Alberto Rodríguez Saá sea el candidato que menos ha variado el tono de su campaña con respecto a las primarias. Con la provincia de San Luis como punta de lanza de sus propuestas, intenta aumentar su caudal de votos y colocar la mayor cantidad de diputados posibles. Incluso, algunas encuestas lo ubican cerca del segundo lugar, y por encima de Ricardo Alfonsín.

Los otros candidatos de la oposición, Elisa Carrió y Jorge Altamira, aunque con distintos matices, buscan conseguir alguna banca en el Congreso, aunque se saben muy lejos de los números que maneja el resto de los candidatos.

En tanto, con una tranquilidad inimaginable por muchos antes de las primarias, el oficialismo transita la campaña con lo que caracterizó a Cristina Kirchner antes del 14 de agosto: actos e inauguraciones a lo largo y ancho del país.

Sin grandes discusiones, la mayor preocupación pasa por la discusión del Presupuesto en el Congreso nacional, aunque con un escenario mucho más favorable al que había hace un año atrás, cuando la falta de apoyo de la oposición privó al gobierno de poder aprobar la ley.

Así las cosas, el escenario de las últimas tres semanas de campaña no parece, a priori, modificarse demasiado con respecto a lo que dejaron las primarias. Con la idea prevaleciente de que la elección presidencial «ya está definida», la oposición intentará reforzar su campaña con la mira puesta en el Congreso, donde la renovación de bancas dejará un nuevo escenario después del 10 de diciembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here