Aníbal Fernández: «No me robé ningún bolso»

0
264

De visita en Tucumán para presentar su libro «Los profetas del odio», Aníbal Fernández analizó en «Buen día», el noticiero matutino de LG PLay, la actualidad política del país y marcó diferencias entre el macrismo y el kirchnerismo. «Estos son chorros», aseguró el ex jefe de Gabinete de Cristina Fernández y se distanció de las investigaciones por corrupción a las que fueron sometidos algunos de los ministros de la anterior gestión presidencial. «No me robé ningún bolso», sentenció.

Ligado al Partido Justicialista desde hace 30 años, Fernández dialogó con Gabriela Baigorrí e Indalecio Sánchez, en los estudios de la redacción de LA GACETA.

«‘Los profetas del odio’ está inspirado en el libro de Arturo Jauretche. Esa obra intenta demostrar que desde 1810 hay una definición estratégico-político. Los profetas se han valido del odio para tapar algunas cosas», comentó el ex intendente de Quilmes, que también condujo la Confederación Argentina de Hockey y el Quilmes Atletico Club, durante sus últimos dos años como jefe de ministros de la presidencia de Cristina Fernández.

Al ser consultado sobre los personajes analizados en su libro, el político peronista no ocultó sus rispideces con la actual administración de Cambiemos. «(Macri) Él es el que genera estos odios, con agravios, insultos y persecuciones. No existe tal grieta. Es esa estrategia mediática política, basada en el insulto al otro», apuntó.

Para graficar sus diferencias, el quilmeño aseguró que «(José) Cano es un histórico del radicalismo y yo no tengo una mala relación de Cano. No vengo a agraviarlo a Cano, no soy esa cosa».

Sobre su mirada a la actualidad política del país y, fundamentalmente, a las decisiones que tomó el presidente Mauricio Macri en los primeros dos años de su Gobierno, Fernández fue lapidario. «Argentina está muy mal, en una situación no deseable, como pocas veces. Tienen 294.000 millones de deuda externa y 92.000 millones de deuda interna en dólares. Si Estados Unidos le pone un 1 % de más de tasa a la Reserva Federal, la mayoría de los capitales golondrinas, que nosotros no permitíamos que ingresaran, se van a ir. No sé con qué los vamos a pagar. Un billón de pesos en Lebac, que pagan el 26% de intereses. No sé con qué se van a pagar. La situación incomodísima de un dolar que no está competitivo y que le permite el ingreso de productos que no tienen ningún sentido. Los pomelos israelíes compiten con la producción local», reclamó.

Consultado sobre si el kirchnerismo era el culpable de todos los males, como lo acusan desde Cambiemos, el político cuestionó las acusaciones. «Es mentira. ¿Cuánto es el nivel de reservas que encontró? ¿Cuánto tenía en endeudamiento? ¿Cuánto tiene de reservas? ¿Cuánto tiene de deuda? No tiene ningún sentido que nos quieran decir que nosotros lo generamos».

«No viví de la política sino que vivo para la política. Creo en la política fuertemente. Por eso defiendo a los políticos, aunque no sean de mi partido, cuando están trabajando y aún cuando tengamos ideas contrarias. Esta gestión de Gobierno ha demonizado a la política para traernos los CEO, que tanto saben. Veamos a Luis Caputo, que hace unos días pasó por el Senado.

Siguiendo con las diferencias que estableció Fernández entre el kirchnerismo y Cambiemos, el peronista salió con los tapones de punta. «Estos son chorros, nosotros no. Los que están preso, que lo paguen. Lo de José López es una cosa. Lo de Julio De Vido hay que comprobar que sea cierto. Todavía no está condenado. Pero (a López) lo agarraron con un bolso con plata. Yo nunca me llevé ningún bolso. No me comparen, no tengo nada que ver».

Sobre las acusaciones de corrupción que pesan en contra de la administración K, el ex intendente de Quilmes tomó distancias. «En casi todos los Gobiernos ha habido. Hay que hacerse cargo de esas situaciones. Hace dos años y pico que no tengo fueros y sigo caminando por la calle, sin custodia».

Cuando se le preguntó si era narco, debido a las denuncias mediáticas que pesaron sobre él, negó todo y hasta apuntó contra el Grupo Clarín. «No, competí por la gobernación de la provincia de Buenos Aires. El 2 de agosto de 2015, Canal 13, (Jorge) Lanata y toda esa historia me hicieron un programa específicamente para hacerme perder. Esa causa se elevó a juicio oral y público. No existo ni en el canto de una hoja. ¿Y qué hacemos ahora? ¿Quién me pide perdón ahora? ¿Cómo me arreglan la situación política? Competí en desigualdad con el resto de los candidatos. Es la hijaputez que han hecho con un candidato, que no se ve en la historia de ningún país».

«Es amigo mío. Ha sido uno de los mejores ministros de Salud que tuvo este país. Creo que tiene la obligación de tener un manejo equilibrado con el Gobierno Nacional porque tiene que gobernar para los tucumanos, no para los peronistas. En eso soy muy respetuoso. Ud no va a encontrar agravios mios hacia los gobernadores cuando tienen que tener relación con el Gobierno nacional.

La Gaceta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here