Bandeños notables: Otilia Díaz la rezadora del barrio Los Naranjos

0
5202

Por Miguel Coria. Especial para LA BANDA DIARIO

Desde sus orígenes La Banda ha sido casta de hombres y mujeres que recorrieron las calles dejando su impronta y el tiempo se encargó de situarlos dentro de una raza de personajes que hasta la actualidad son partes de la evocación.

Hoy queremos traerlos a este presente desde el fondo mismo de nuestra historia, la que ellos sin saber edificaron, andando los caminos amasando creencias y tradiciones. Por ello queremos salvarlos del olvido; recuperarlos y poder saldar la deuda que tenemos y a través de la memoria recobrar sus nombres porque son parte de la autenticidad bandeña.

Doña Otilia Díaz (La rezadora del barrio Los Naranjos)

Sabemos que en nuestra ciudad de La Banda ha habido muchas mujeres y hombres que
se dedicaron al “rezo”.

Hoy nos ocuparemos de Lucia Otilia Suárez, que nació en Atamishqui (histórico
pueblo quichuista santiagueño) un 13 de Diciembre de 1914. A temprana edad -17 años-
se enamoró de Toribio Díaz e inmediatamente después de unirse en matrimonio se
trasladaron a la ciudad de La Banda, instalándose en el barrio “Los Naranjos”.

Doña Otilia había aprendido de sus padres y abuelos los conocimientos religiosos que
fueron tradición en su familia. Con el tiempo ello le sirvió para convertirse en “rezadora”, ese personaje que recorría velorios y cementerios dándole “ayuda” a los sufrientes deudos.

Y así transcurrió su vida. Era muy reconocida en ese menester y ello la llevó a recorrer gran parte de la ciudad y el departamento Banda, desde donde la buscaban en sulkis, jardineras, autos y ella con su típico pañuelo atado a su cabeza iba a “rezar” para aliviar el dolor y el tormento de los que asistían a los velorios.

Nunca recibió pago de dinero por ello. La familia del fallecido siempre le obsequiaba
carne de toda índole, mercaderías, frutas y verduras y con ello ayudaba a criar a sus
retoños. Fue madre de diez hijos y junto a su esposo-dirigente sindical- llevaron
adelante su gran familia.

Nos cuenta Eduardo Díaz -uno de sus nietos- que su abuela, fue una mujer de gran corazón solidario. Hasta hoy sus vecinos la recuerdan como así también las vendedoras de verduras del Mercado Unión, a donde concurría asiduamente, porque buscaban de ella las vivencias y sus experiencias como rezadora que fue la forma de fabricar su vida y trasmitirla a sus descendientes que hoy la recuerdan con un profundo amor.

Su casa en el barrio “Los Naranjos”, era visitada por muchos viajeros, aventureros, personajes y ella siempre tuvo un espacio y un motivo para recibirlos, siempre hubo varios lugares en su mesa, fue una gran anfitriona y construyo su vida en base al amor y la solidaridad.

Murió a los 92 años dejando un legado tradicional que hoy es orgullo para sus descendientes.

Doña Otilia Díaz, la rezadora del barrio “Los Naranjos” es otro personaje que guarda nuestra cultura bandeña. Y en esa valoración que debemos hacer por nuestro pasado,
tanto ella como muchos le dieron raigambre y autenticidad a nuestra ciudad de La
Banda.

Es por ello que siempre debemos rescatar nuestro pasado y conocerlo para poder vivir el presente y construir un futuro donde la memoria, ese conjunto de hechos, imágenes y situaciones alimenten el sentido de pertenencia a esta tierra sembradora y forjadora de nombres que lucharon por mantener viva nuestra identidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here