Cómo reaccionó el jefe del Ejército de Irán tras el ataque de Israel

0
125

La confusión rodea al ataque que presuntamente llevó a cabo Israel contra Irán, según altos funcionarios estadounidenses citados por medios de Estados Unidos, en una aparente represalia por el que realizó Irán el pasado sábado.

Según los medios estadounidenses, Israel lanzó la madrugada de este viernes varios misiles contra Irán en la provincia de Isfahán. Pero Irán negó el ataque: primero dijo que las defensas antiaéreas habían derribado varios drones y ahora se limitó a decir que fueron “varios objetos voladores” y que no sufrieron ningún daño.

“Gracias a nuestra vigilancia, se disparó a objetos voladores”, dijo el comandante en jefe del Ejército de Irán, el general de división Abdul Rahim Musavi, a la agencia iraní Defa Press, especializada en defensa.

“El sonido está relacionado con los disparos de los sistemas de defensa de Isfahán”, había dicho poco antes el comandante de Ejército iraní en la provincia de Isfahán, Siavosh Mihan-Dust, después de que la televisión estatal iraní informase de madrugada de que se habían escuchado “fuertes explosiones” en esa provincia. El jefe del Ejército iraní dijo que el sistema de defensa contuvo el ataque de Israel: “No tuvimos daños ni accidentes”, añadió el militar.

Y hasta el momento, ni el Gobierno israelí ni el Pentágono reconocieron oficialmente la operación. El diario israelí asegura que dichas fuentes le confirmaron que el ataque alcanzó activos de la fuerza aérea en Isfahán, “casi justo al lado” de la instalación nuclear de la República Islámica en esa región.

En este sentido, el Jerusalem Post apunta que el ataque fue llevado a cabo con misiles de largo alcance lanzados desde un avión para que no fueran detectados por los radares iraníes.

Asimismo, según el diario, el hecho de que las instalaciones nucleares no hayan sido golpeadas directamente, es otro mensaje a Teherán que indica que el atacante no está buscando una escalada de la tensión.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) confirmó este viernes que las instalaciones nucleares iraníes no sufrieron “ningún daño”.

El presunto ataque de este viernes contra Irán debe ser interpretado como una advertencia a Teherán sobre las capacidades ofensivas israelíes y como una señal de que Israel no busca una guerra regional, según fuentes anónimas citadas por el diario Jerusalem Post.

“El mensaje (del ataque) era inequívoco: ‘Esta vez decidimos no atacar sus instalaciones nucleares, pero podría haber sido peor’”, aseguraron las fuentes al diario tras reportes que señalaban un ataque en la provincia de Isfahán.

La tensión entre Israel e Irán hizo saltar las alarmas de la comunidad internacional que redobló sus llamamientos a la contención y la presión diplomática para evitar una expansión regional de la guerra entre Israel y el movimiento islamista Hamas, aliado de Teherán, en la Franja de Gaza.

El sábado pasado, Irán realizó su primer ataque directo contra Israel, con el lanzamiento de unos 350 drones y misiles que fueron interceptados en casi su totalidad.

Las autoridades de Teherán aseguraron actuar en “legítima defensa” después del bombardeo mortal contra su consulado en Damasco el 1 de abril, que atribuyen a Israel. El ataque en la capital siria provocó la muerte de siete miembros de la Guardia Revolucionaria de la República Islámica, entre ellos dos generales, había señalado Teherán.

Según la radio israelí Kan, el primer ministro Benjamin Netanyahu tenía prevista una respuesta rápida al ataque, pero revisó sus planes después de hablar con el presidente estadounidense, Joe Biden. Principal aliado de Israel, Estados Unidos le había pedido moderación a la vez que impuso sanciones contra el “programa de drones, la industria siderúrgica y los fabricantes de automóviles de Irán”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, denunció el jueves la “escalada peligrosa” en la región y advirtió que “Oriente Medio está al borde de un precipicio”.

Guterres también reclamó “poner fin al sangriento ciclo de represalias”, “empezando por Gaza”, donde las negociaciones para una tregua entre Israel y Hamas siguen estancadas.

Las tropas israelíes continúan su campaña contra este enclave controlado por Hamás, donde la guerra dejó ya 33.970 muertos, según el Ministerio de Salud del movimiento islamista. El conflicto empezó con el ataque de combatientes islamistas el 7 de octubre que mataron a unas 1.170 personas y secuestraron a otras 250 en el sur de Israel.

Fuente: tn

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here