COVID-19 en Córdoba: detectaron un caso de infección con la variante brasileña de Manaos

0
399

El Ministerio de Salud de Córdoba informó que se detectó en la provincia la variante del virus SARS-CoV-2 que corresponde a la de Manaos, la capital del extenso estado de Amazonas, en una persona que regresó de un viaje al exterior.

La información que publicó el sitio web oficial de Casa de Gobierno detalla que el caso fue detectado a partir de investigaciones realizadas por el Laboratorio Central provincial, el Instituto de Virología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), en el marco del Proyecto PAIS del Consorcio Argentino de Genómica de SARS-CoV-2.

Sin embargo, la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Gabriela Barbás, consideró que el hallazgo “no es sinónimo de transmisión de esta nueva variante sino de detección oportuna, gracias al trabajo constante del equipo que viene monitoreando la circulación de estas variantes en todo el territorio cordobés”. Barbás sostuvo que los resultados de la investigación “van a permitir reevaluar las estrategias de las personas que regresan al país, así como reiterarle a la comunidad que, si vuelve del exterior, se haga el test al ingresar a la provincia, permanezca en aislamiento estricto durante 10 días y, antes del alta, vuelva a realizarse la prueba de PCR”.

Miguel Díaz, Director del Hospital Rawson, sostuvo que se detectó el caso por la bio-vigilancia que se hace. “Esto permite la detección precoz y actuar. Por lo menos podemos hacer todo lo posible para que la transmisión disminuya. Se realizaron las medidas que la provincia implementa en estos casos. Tenemos una activa comunicación con Brasil, de manera que era imposible que no se presentara. Uno puede tomar medidas sanitarias para reducir el impacto. La realidad sanitaria de Brasil es diferente a la nuestra. Las políticas deberían ser regionales pero cuando uno analiza Brasil, las medidas no fueron regionales”, explicó Díaz en comunicación con Radio con vos.

Pero, ¿qué sabemos sobre la cepa brasileña? Se la empieza a conocer popularmente como “P.1” y es el linaje de una variante del coronavirus que fue detectada en Manaos, Brasil, el 4 de diciembre pasado. Está poniendo en alerta a los sistemas de vigilancia epidemiológica del mundo porque se teme la posibilidad de que aumenten los contagios y las reinfecciones con el virus. Por sus características, podría limitar la eficacia de las vacunas y de los tratamientos.

Según la OMS existen en todo el mundo únicamente tres variantes que reúnen evidencias filogenéticas/genéticas, epidemiológicas y fenotípicas para clasificarlas como preocupantes
“Fue reportada originalmente el pasado 12 de enero por los equipos de Esther Sabino de la Universidad de San Pablo y Nurio Faria del Imperial College de Londres. Estudios filogenéticos y evolutivos sugieren que emergió alrededor del 6 de noviembre pasado en la ciudad de Manaos en el estado de Amazonas, luego de un proceso denominado de ‘aceleración evolutivo’, presentando un gran número de mutaciones, especialmente en la región codificante de la proteína spike. Una actualización de ese reporte del 24 de enero aportó datos claves epidemiológicos que generaron preocupación: si bien esta variante representaba el 0% de los casos secuenciados en noviembre, en diciembre ya constituía el 52% de las muestras y en enero el 85% de los virus analizados indicando un proceso drástico de remplazo y desplazamiento del resto del virus circulante, generando la primera evidencia de una gran transmisibilidad”, dijo a Infobae Humberto Debat, investigador en virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en la provincia de Córdoba.

Según Debat, en este momento existen en todo el mundo únicamente tres variantes que reúnen evidencias filogenéticas/genéticas, epidemiológicas y fenotípicas para clasificarlas como preocupantes, denominadas 501Y.V1 (o VOC-202012/01, detectada originalmente en Kent y derivada del linaje B.1.1.7 en Reino Unido), 501Y.V2 (o VOC 202012/02, establecida originalmente en el linaje B.1.351 en Sudáfrica) y 501Y.V3 (o VOC 202101/02, establecida originalmente en el linaje P.1 derivado de B.1.1.28 en Manaos, Brasil).

“En este sentido, en los últimos días se han sucedido una serie de publicaciones complementarias que sugieren que esta variante es entre 1,2 y 2,4 veces más transmisible, que está asociada a un aumento significativo de carga viral de los individuos infectados, que aumenta la probabilidad de reinfección de un 25% a un 60% y que está asociada a escape inmune, observado en experimentos in vitro por un lado en la disminución drástica de la capacidad de sueros de convalecientes de la primera ola de Manaos en neutralizar P.1, así como con la disminución de la capacidad de sueros de inmunizados con la vacuna CoronaVac en neutralizar esta variante”, añadió el experto.

Y sugirió: “Sin embargo, es importante destacar que un artículo publicado en estos días y un comunicado no oficial generaron buenas expectativas: el primero sostiene que sueros de inmunizados con la vacuna desarrollada por Pfizer/Biontech son capaces de neutralizar tanto esta variante como la de Sudáfrica y Reino Unido, y el comunicado de prensa, ratificado por Mauricio Zuma del Instituto Biomedico de Fiocruz, sostiene que la vacuna desarrollada por Oxford/Astrazeneca es eficaz frente a la variante de Manaos”.

Debat sostuvo que no existen reportes ni siquiera preliminares sobre la eficacia de otras vacunas frente a esta variante. “Hasta la fecha, con respecto a la información local, en la Argentina hemos detectado esta variante solo en un viajero y en un contacto estrecho de otro viajero en el consorcio PAIS (Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2), y en el Instituto Malbrán otros dos casos también importados, por lo que no tenemos evidencia aún de su circulación en el país”, aseguró en una entrevista a comienzos de esta semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here