El coraje de Los Pumas no alcanzó para frenar a los All Blacks

0
158

Nueva Zelanda logró la clasificación a las semifinales de la Copa Mundial de Rugby 2011 tras imponerse a Argentina 33-10, con una actuación destacada de Piri Weepu, en el último partido de los cuartos de final disputado en el Eden Park de Auckland.

El encuentro comenzó con mucho respeto por parte de ambos equipos, con la premisa de mantener la línea defensiva y realizar ataques bien estructurados, buscando las patadas a la espalda de los backs. Ma’a Nonu y Conrad Smith intentaron golpear desde el principio.

Pero las primeras ocasiones fueron de Argentina. Tras un knock-on de Colin Slade, Juan Manuel Leguizamón pateó la pelota hasta la zona de 22 kiwi, pero Marcelo Bosch no pudo llegar a agarrar la pelota. A los 10 minutos, el apertura Santiago Fernández intentó un drop centrado, que se fue por debajo del travesaño.

Sin embargo, el primer acierto con el pie fue para los All Blacks. Piri Weepu inauguró el marcador con un penal desde la derecha. Poco después, el octavo Kieran Read tuvo la primera ocasión clara de try, al entrar en una jugada de la línea de backs en zona de 22 argentina, pero pisó la línea antes de posar la pelota en el ingoal.

La presión de los locales con las patadas de Weepu a la carrera de sus backs y la fuerza en los rucks, puso en peligro la defensa argentina. En un nuevo penal el medio scrum amplió la ventaja con su segundo acierto al pie. Argentina pudo recortar la diferencia, pero el capitán Felipe Contepomi no estuvo acertado en su primer intento a los palos.

Pero Los Pumas sacaron todo su orgullo en una salida del scrum del octavo Leonardo Senatore, que se zafó de dos tackles y se escapó. Con el apoyo de los backs, la pelota llegó a un ruck a cinco metros sobre la esquina, que Julio Farías Cabello pudo apoyar en el ingoal local. La conversión lograda por Contepomi puso por delante a los argentinos 7-6.

Los All Blacks se encontraron con la lesión del Colin Slade, sustituto del a su vez descartado Dan Carter y Aaron Cruden, tercer apertura utilizado por los All Blacks en el torneo, tomó el mando. Pese al try argentino, Weepu devolvió la ventaja a los kiwis en el partido con dos aciertos casi consecutivos con el pie y dejó el parcial 12-7 a su favor.

Weepu, el dueño del partido

En la segunda parte, Argentina golpeó primero con un penal de Marcelo Bosch desde la mitad de cancha y los All Blacks respondieron por quinta vez, mediante Weepu, y la ventaja volvió a quedar en cinco puntos, 15-10, sobre el minuto 50.

El partido pasó a ser más abierto, con mayor aparición de los backs de ambos lados. Pese a la superioridad física de los tres cuartos neozelandeses como Sonny Bill Williams o Ma’a Nonu, la defensa argentina se mostró muy firme y solo Weepu fue la vía para sumar con el pie.

El medio scrum kiwi tomaba las decisiones del juego, enviando a sus forwards cerca de la zona de ingoal argentino, o de sus backs para abrir espacios y correr las patadas al cajón. Fue en una combinación de ambos, cuando el octavo Read, esta vez sí aprovechó su incursión en la línea de backs, para lograr el primer try de los suyos y colocar un 23-10 a 12 minutos del final.

El tiempo fue pasando en contra de los Pumas, sin claras ocasiones para recortar la diferencia, mientras Weepu anotaba su séptimo penal y el segunda línea Brad Thorn lograba el segundo try local, tras culminar una jugada de los backs pegada al line y dejar el definitivo 33-10.

Los Pumas se despiden de la RWC 2011 tras una actuación destacada, mientras los anfitriones Nueva Zelanda vuelven a clasificar a semifinales, en las que se enfrentará a sus vecinos de Australia, el próximo domingo 15 de octubre, en el Eden Park de Auckland.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here