El Gobierno escanea a los nuevos ministros antes de que asuman para evitar conflictos de intereses

Casa Rosada

0
141

El Gobierno no quiere correr riesgos. En vísperas de la asunción de los nuevos funcionarios designados recientemente por Mauricio Macri, prevista para este jueves, la Casa Rosada implementó en estos últimos días un escaneo a Dante Sica y Javier Iguacel, los ministros que asumirán en lugar de Francisco Cabrera y Juan José Aranguren en los ministerios de Producción y Energía, respectivamente.

El fin de semana, después de los anuncios oficiales, tanto Sica como Iguacel hablaron por teléfono con Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción. Alonso hizo lo propio ayer con el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

La principal preocupación pasó en las últimas horas por Sica por su participación en la consultora ABECEB, con oficinas en Puerto Madero, fundada por el ex secretario de Industria de Eduardo Duhalde en febrero del 2003 bajo la razón social Consultora de Estudios Bonaerenses, y que según publicó el diario El Cronista firmó un contrato por $4 millones con el ministerio en el que desembarcará en estos días.

La OA y la Casa Rosada quieren evitar los dolores de cabeza que pasaron con al menos una veintena de funcionarios de primera línea atravesados por innumerables conflictos de intereses. Fue parte de la charla que mantuvieron Sica y Alonso el domingo, 24 horas después del anuncio presidencial.

Según fuentes gubernamentales y del entorno de Sica, el futuro ministro de Producción se habría desprendido ayer de su participación en la consultora mencionada tras firmar los papeles en un reconocido estudio jurídico de la ciudad de Buenos Aires. La desvinculación allanaría el camino para el acto de designación, previsto para mañana.

En el caso de Iguacel hay menos preocupación, a pesar de que su nombre figura en los «Paradise Papers».

El funcionario, hasta ahora a cargo de Vialidad Nacional, habló con Alonso -según confiaron fuentes allegadas al reemplazante de Aranguren y a la titular de la OA- por su paso por Pluspetrol.

La ley vigente lo obliga a excusarse de tomar decisiones relacionadas en este caso con dicha empresa hasta tres años después de su desvinculación de la misma. Según los registros oficiales, Iguacel trabajó en Pluspetrol SA hasta mediados del 2015. Es decir que estaría habilitado a tener injerencia en esa compañía a partir de alguna gestión suya a partir de los próximos meses. Antes, el funcionario había prestado servicios para Petrobras, hasta el 2004, y para YPF, hasta el 2000.

Según la última declaración jurada presentada ante la OA, correspondiente al 2016, el todavía titular de Vialidad declaró un patrimonio de casi $6 millones, compuesto, entre otros activos, por letras del Banco Central y acciones de YPF.

En lo que va de la gestión de Cambiemos, además de Macri, el Gobierno tuvo que explicar en diversos tramos de su administración la participación del ministro Luis Caputo con fondos de inversión. El paso de Aranguren, el ministro saliente, por Shell y su decisión de no repatriar sus bienes en el exterior. El bono que Luis Miguel Etchevere cobró de la Sociedad Rural cuando dejó la entidad e ingresó a la función pública.

Esta vez, por sugerencia de la Oficina Anticorrupción, la Casa Rosada prefiere achicar los márgenes de error. «El que se quema con leche ve una vaca y llora», reza el refrán popular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here