El padre José Daniel Centeno regresa a la Parroquia Nuestra Señora de La Salette de La Banda

El presbítero arribará a la Cuna de Poetas y Cantores el próximo 7 de enero de 2022, y asumirá como Administrador Parroquial. A partir del 2 de febrero de 2022, se sumará el padre Fernando Altamiranda. Así lo informó el padre Ariel Muratore, quien seguirá su misión en la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Las Termas de Río Hondo.

0
179
Foto archivo.

El año 2022 vendrá renovado para la parroquia Nuestra Señora de La Salette de La Banda; ya que la mencionada comunidad contará con dos sacerdotes: padre José Daniel Centeno y Fernando Altamiranda ambos Misioneros de La Salette, más la colaboración del Hermano Pedro Battistini. Así lo informó el actual administrador parroquial, padre Ariel Muratore, quien a partir del dos de febrero de 2022, seguirá con su misión pastoral en Las Termas de Río Hondo, más precisamente en la comunidad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

A través del Facebook de la parroquia el padre Ariel comentó, «el Superior Regional de Argentina-Bolivia padre David Cardozo MS. con el voto deliberativo de su consejo, supeditado al Obispo diocesano, decidió nombrarme administrador parroquial de la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Las Termas de Río Hondo, efectivo a partir del 2 de Febrero de 2022».

El presbítero acotó, «estaré en la Parroquia de La Salette de La Banda hasta el 6 de enero de 2022. Luego tengo un periodo de vacaciones, concluyendo el mes de enero con nuestra asamblea regional en Córdoba».

Por otra parte anticipó que la comunidad bandeña no quedará sin sacerdote, «el 7 de enero de 2022 llegará el padre José Daniel Centeno, quien se incorpora a la Parroquia de la Salette como administrador parroquial. También hará lo propio el padre Fernando Altamiranda quien lo hará de manera efectiva el 2 de febrero de 2022. En tanto el hermano Pedro Battistini continuará en La Banda».

De esta forma la casa parroquial en el 2022 quedará configurada de la siguiente manera: padre José Daniel Centeno, padre Fernando Altamiranda y Hermano Pedro.

«En lo personal, agradezco infinitamente a todos ustedes por haberme acompañado en la misión y en el servicio con gestos de afecto y empatía, trabajando codo a codo para bien de nuestra comunidad parroquial. No les digo adiós sino hasta siempre. Tenemos un tiempo hermoso para compartir juntos el Adviento y la Navidad, renovando nuestras esperanzas y alegrías en la construcción de un mundo más reconciliador y fraterno», concluyó el padre Ariel Muratore MS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here