La CAME rechazó el bono de $60.000 anunciado por Massa

0
332

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) rechazó el pago de un bono para empleados registrados, por entender que el mecanismo de ajuste salarial del sector privado «son las paritarias y no una imposición del Estado sobre las relaciones laborales».

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció el pago de una suma fija de $60.000, en dos cuotas de $30.000 a cobrarse en septiembre y octubre, para los trabajadores privados y los estatales de la Nación que ganan hasta $400.000.

La entidad pyme sostuvo que cada sector de la economía y cada empresa en particular «atraviesan diferentes situaciones que jamás pueden homologarse al punto de establecer unilateralmente aumentos generales, aun asumiendo el Poder Ejecutivo nacional el 50% del incremento dispuesto».

En particular, indicó que los sectores de Comercio y de Trabajadores Rurales «acaban de celebrar sus paritarias, lo que implica que el otorgamiento del bono en cuestión quedará absolutamente desfasado de la reapertura de las negociaciones, en el marco de un proceso inflacionario acelerado».

«Las micro, pequeñas y medianas empresas llevan varios meses perdiendo en su resultado económico y esta imposición agudizará esa pérdida», se quejó CAME.

Y advirtió que «la injerencia del Estado en la actividad privada no sólo complejiza la relación natural de empleadores y empleados, sino que pone en riesgo la endeble situación de miles de pymes que atraviesan un escenario de extrema fragilidad, con costos que aumentan permanentemente, con imposibilidad de importar insumos básicos y con una recesión que amenaza el consumo de manera creciente».

Por su parte, el secretario de prensa de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Salvador Femenia, criticó en Cadena 3 al Gobierno Nacional por la medida del bono y aseguró que la situación del sector «es realmente muy compleja».

«No es solamente la caída de la actividad, es la pérdida de la rentabilidad, porque se van achicando los márgenes. Nosotros no somos formadores de precios y cada vez estamos cada vez más justos con nuestra adecuación económica y sobre todo con problemas financieros», completó.

Señaló que, al estar en una situación así, «persistente, de niveles inflacionarios muy altos y que no ceden, se desprenden una cantidad de inconvenientes que uno va viviendo día a día».

En ese marco, amplió: «Entonces, que el Gobierno diga, ‘metan la mano en el bolsillo y paguen esto’, nos parece fuera de lugar y nos pone en una situación muy difícil con nuestros empleados, porque realmente le queremos pagar más, pero cuando podamos, y estamos con la soga al cuello».

Comentó que vienen de una paritaria «donde generamos un equilibrio entre las dos partes, pero esto hace un mes pasado, y ahora tenemos que sacar un bono, que no sé cómo se va a descontar porque hay que ver la reglamentación».

Por ello, concluyó: «Pretendemos que haya más razonabilidad del sector político, porque realmente hace mucho tiempo que venimos así, enredados en la coyuntura, en la urgencia, sin tratar ningún problema de fondo, y llegamos a estos extremos».

Cadena 3

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here