La Cámpora avanza con la marcha por Cristina y espera el apoyo del peronismo

0
205

En la imputación contra Cristina Kirchner, el núcleo duro kirchnerista intensificó la convocatoria del acto para apoyar a la ex presidenta. Fuera de la llamada «lista de unidad» del PJ, La Cámpora concentra todas sus energías en la marcha del miércoles, en los tribunales de Retiro, cuando ella declare en indagatoria ante el juez Claudio Bonadio .

La agrupación que conduce Máximo Kirchner visualiza esa movilización como la verdadera divisoria de aguas en lo que fue, hasta el 10 de diciembre, el Frente para la Victoria (FPV). La actitud que tomen los dirigentes del peronismo ante lo que La Cámpora considera un acto de «persecución judicial» contra Cristina será decisiva en la relación entre ambos espacios de acá en adelante.

«Si no van el miércoles, el problema no lo van a tener con nosotros; el problema lo van a tener con la gente», dijo a LA NACION un dirigente de peso de La Cámpora, a modo de anticipo. «Van por ella; vamos con ella», es una de las consignas que lanzó la agrupación en las redes sociales. El temor a que un juez la detenga, en alguna de las causas en su contra, se evalúa dentro de las posibilidades. Por eso, sostienen, no hay margen para los grises.

Con el objetivo de garantizar una movilización multitudinaria, el propio Máximo Kirchner encabezó durante las últimas semanas reuniones con distintos sectores del peronismo: se vio con intendentes, gremialistas y jefes de agrupaciones de militancia.

Por ahora, no son tantos los que confirmaron su presencia, por fuera del núcleo duro del kirchnerismo, conformado por agrupaciones como La Cámpora y Nuevo Encuentro; la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y un grupo de intendentes del conurbano, como Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Patricio Mussi (Berazategui).

A eso se suma un conjunto de intendentes del interior bonaerense, que ya tuvieron encuentros para coordinar la movilización. El último fue el jueves, en Roque Pérez. En ese espacio, que tiene entre sus armadores al ex intendente de Cañuelas Gustavo Arrieta, conviven los jefes comunales Juan Carlos Gasparini (Roque Pérez), Mario Secco (Ensenada) y Francisco Durañona (San Antonio de Areco), entre otros.

Tras ese encuentro, el sector se declaró «en alerta» por la citación de Cristina. «Creemos ver una alarmante precariedad de elementos judiciales que intentan fundamentar la referida citación. De la misma manera que reafirmamos el apoyo, el respaldo y el compromiso para su figura, en tanto claro referente y líder natural del espacio político al cual pertenecemos», dijeron los intendentes, sobre la causa que instruye Bonadio. Todavía no se conocía la imputación del fiscal Guillermo Marijuan, en el caso de la financiera SGI, La Rosadita.

También anticiparon su presencia en la marcha agrupaciones de militancia hoy alejadas de La Cámpora, como el Movimiento Evita; Miles, de Luis D’Elía, y el Frente Transversal, de Edgardo Depetri. Irán, además, los dirigentes que integran la Corriente Nacional de la Militancia, como Daniel Filmus y Agustín Rossi. Otro que seguro será de la partida es el intendente de Resistencia, Jorge Capitanich.

Con excepción de Alicia Kirchner, los gobernadores peronistas no definieron si participarán de la movilización. Lo más probable es que manifiesten su respaldo a la ex presidenta, pero que no estén el miércoles en los tribunales de Retiro. Tampoco se decidió el grupo más importante de jefes comunales peronistas del conurbano, integrado por Juan Zavaleta (Hurlingham), Gabriel Katopodis (San Martín) y Martín Insaurralde (Lomas de Zamora). Lo definirán mañana, en una reunión.

La ofensiva judicial contra Cristina es hoy el punto más importante de la agenda de La Cámpora. Pero no el único: en cada una de las reuniones de los últimos meses, Máximo Kirchner insistió en que el peronismo debía tomar como propias las cuestiones de más impacto en la sociedad, como los despidos y los aumentos de tarifas. Cómo posicionarse frente a esos tres temas, y no la distribución de cargos en el PJ, debía ser el verdadero eje de la discusión política, fue la línea que bajó.

La decisión de que La Cámpora no formara parte de la «lista de unidad» terminó de tomarse esta semana en una reunión de la mesa ampliada de la agrupación, con representantes de todas las provincias, muchos integrantes de los PJ locales. «Acá no está en juego si vamos a ser parte o no del PJ. Muchos de nosotros siempre fuimos y seremos parte del partido. Lo que se discute es si queremos formar parte de una conducción que va a hacer colaboracionismo con el gobierno de Macri», dijo, palabras más palabras menos, el hijo de la ex presidenta.

En la otra vereda, los sectores que integran la lista de unidad sostienen que los jefes de La Cámpora no se bancaron ser minoría y no se conformaron con los espacios disponibles para la agrupación. «Justo en este momento, en que hay que defender a Cristina y hacer frente al ajuste -argumentó un dirigente que forma parte de la nómina del PJ-, ellos deciden aislarse.»

Las próximas horas serán decisivas. El miércoles será un día de certezas.

Gabriel Sued/ La Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here