Padre Álvaro: «Quiero decirles que nunca salieron de mi corazón»

0
409

Tal como estaba previsto, en la noche del miércoles se desarrolló en la parroquia Santiago Apóstol la misa de bienvenida por la visita del padre Álvaro Iñiguez Barba. En la oportunidad el presbítero, oriundo de México, se mostró muy emocionado, «este cariño que siento por ustedes creció enormemente. Nunca salieron de mi corazón», expresó.

Desde que llegó a la parroquia, cientos de feligreses se acercaron para saludarlo y expresarle su cariño, al ex párroco de la iglesia Santiago Apóstol.

Luego de escuchar el evangelio, el padre Álvaro comentó, «soy muy sincero en decírselos, me siento muy contento, muy emocionado, mi corazón está a mil por horas por este momento. Desde hace un tiempo deseaba regresar a mi querida ciudad de La Banda, y de manera muy especial a esta comunidad parroquial de Santiago Apóstol«.

Más adelante reconoció, «uno siempre regresa a donde fue feliz; aquí, realmente fui muy feliz durante 4 años. Así que tenía que regresar, tarde o temprano, tenía que regresar. El viaje estaba planificado para hace un tiempo, se retrasó; pero hoy -por el miércoles- gracias a Dios tenemos la posibilidad de re encontrarnos«.

«Y digo de re encontrarnos -prosiguió- porque espiritualmente nunca nos hemos separado, siempre hemos estado unidos; y también gracias a la tecnología con muchos de ustedes permanecimos unidos. Es decir la distancia, aunque es mucha, miles de kilómetros, se anula cuando el cariño es muy grande», amplió el presbítero mexicano.

A la vez añadió, «ese cariño comenzó a germinar, en este corazón sacerdotal, hace algunos años por allá, por el 2013; ese cariño creció de manera sorprendente. Cuando llegué y me acerqué a cada uno de ustedes, me di cuenta que ese cariño es sincero. Cuando estaba con ustedes me sentía muy querido, pero no alcanzaba a dimensionar de verdad tanto, tanto cariño de parte de ustedes hacia a este servidor».

«Quiero decirles que este cariño es recíproco, nunca han salido de mi corazón, siempre están presentes en mi mente, en mi corazón, en mis oraciones», indicó el padre Álvaro.

Refiriéndose al evangelio del miércoles manifestó, «Jesús nos dice que aquel que no renuncia a su casa, padre, madre, hermanos, esposa, hijos, no puede ser mi discípulo; pues yo, hace 10 años, renuncié a todo eso en México para venir hasta aquí. Algunos de ustedes recuerdan que yo estaba aquí cuando recibí la noticia de la partida de mi padre, algo doloroso. Sin embargo hice lo que Jesús nos enseña en el evangelio. Esa renuncia cuando la vives en carne propia te fortalece en la fe, fortalece tu vocación».

«Desde hace 6 años, que salí de la banda, estoy en San Juan de Los Lagos, todos los días están presentes en mis oraciones. Tengo recuerdos gratos, muy bonitos. Gracias a Dios, a la Virgen, todas las historias son buenas. Bendito sea Dios», comentó el sacerdote.

Para finalizar agradeció la presencia de la comunidad, «veo parejas que pude casar, niños que bauticé, niños a los que di su primera comunión. Los frutos son maravillosos y todo esto es para la Gloria de Dios».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here