Triple crimen: los prófugos balearon a dos policías en un control de la ruta 20

0
262

Los condenados por el triple crimen, que se fugaron el domingo pasado de la cárcel de General Alvear, balearon a dos policías en un control de tránsito ubicado en la ruta provincial 20, a la altura de la ciudad de Ranchos, en el partido bonaerense de General Paz.

Cerca de las 4 de la madrugada, los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci se bajaron de una camioneta Ford Ranger,dispararon contra los efectivos y huyeron, según confirmaron fuentes vinculadas a la investigación. El hecho fue registrado por las cámaras de seguridad.

El ministro de seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, afirmó que los policías baleados por los delincuentes resultaron heridos de gravedad. «Están dispuestos a todo; son asesinos», dijo el funcionario en diálogo con radio La Red.

Ritondo confirmó que el hecho se produjo en «un retén vial» en las afueras de Ranchos y que los agresores iban en una Ford Ranger, de color gris: «Paran la camioneta y entran a disparar a quemarropa», señaló.

La policía tiene cercados a los tres prófugos y podría detenerlos en las próximas horas. «Estamos cerca», admitió el ministro de Seguridad bonaerense.

La investigación
Los hermanos Lanatta y Schillaci escaparon de la Unidad 30 de General Alvear el domingo pasado a las 2.30, vestidos con ropa oscura, similar a los uniformes penitenciarios, luego de reducir a dos guardias y maniatarlos con precintos y de tomar como rehén a otro, al que obligaron a subir a un Fíat 128, que debieron empujar para hacerlo arrancar. Luego abandonaron el Fíat y abordaron una camioneta negra que fue registrada por cámaras de seguridad.

Según el análisis de los cruces telefónicos ordenados por el fiscal de Azul Cristian Citterio, que investiga la fuga, el celular que usaba Martín Lanatta en el penal de General Alvear se activó el domingo pasado, horas después del escape, en una quinta de Florencio Varela, cerca de la ruta 36.

La propiedad -dijeron fuentes policiales- pertenecería a Marcelo Melnick, dueño de una pizzería de Ezpeleta y amigo de Schillaci, que estaba inscripto en la lista de personas autorizadas para visitar a los hombres vinculados con el tráfico internacional de efedrina que mataron, en agosto de 2008, a Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina.

Anteayer, la policía allanó la vivienda de Melnick -quien habría reconocido la visita de los delincuentes- y secuestró una camioneta Dodge Ram y una gran cantidad de dinero en efectivo. Y Melnick fue demorado; el hombre, sospechan los pesquisas, podría haber colaborado con la fuga.

LA NACIÓN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here