Avanza la causa para dar con los asesinos de la niña

0
220

Los agentes de seguridad a cargo de la investigación sobre el asesinato de Candela Rodríguez avanzaron esta mañana con los operativos, en los que se recolectaron una serie de datos que resultarían clave para identificar a los responsables.

Uno de los avances más significativos fue el allanamiento en una casa de Hurlingham donde presuntamente se mantuvo cautiva a la menor de edad durante los siete días que pasaron desde su desaparición –el lunes 22 de agosto– hasta su muerte, que habría ocurrido entre el lunes y el martes pasado según la autopsia del cadáver.

Aunque los fiscales se manejan con reserva sobre los avances, trascendió que en ese domicilio, que se encuentra a sólo 10 cuadras de la vivienda de la víctima, se habrían encontrado rastros de comida con la que alimentaron a la nena durante el secuestro.

Otro de los allanamientos se realizó esta mañana en un locutorio ubicado uno de los barrios del norte de la Capital Federal. Los agentes suponen que desde allí se realizaron las llamadas extorsivas a la familia de Candela, cuyos audios trascendieron minutos después de conocerse su muerte.

En ese lugar, los investigadores secuestraron las grabaciones de las cámaras de seguridad para identificar a los clientes que concurrieron al lugar en la fecha que se realizaron los llamados.

Por otra parte, la Policía secuestro una camioneta en la que se realizarán las pericias pertinentes para determinar si fue el vehículo que se utilizó para trasladar el cadáver de Candela hasta la colectora de Autopista del Oeste.

La camioneta pertenece a una empresa de alimentos para perros, en la que trabaja el cuñado de Juan Manuel «El Gordo» Falasco, un ex convicto que compartió la celda con el padre de Candela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here