Bailando 2011: Fort y Flavio Mendoza se fueron a las manos

0
216

Abriendo la inusitada gala del lunes del Bailando 2011, Grace Alfano sorprendió a todos con un verdadero homenaje dedicado a Amy Winehouse. La reina del Twitter llegó lookeada al mejor estilo de la cantante de soul: «I am Amy Winehouse. Ella vive en la música y en todos nosotros que la admirábamos», dijo emocionada la rubia y recibió un inesperado aplauso de toda la mesa evaluadora.

Tito Speranza abrió la pista y el musical de Fort en Sábado Show, donde el chocolatero le da un apasionado beso a un bailarín, fue el tema obligado de la previa. Tinelli le consultó si en algún momento había visto algo similar con anterioridad en la vida de su ex jefe, pero Tito no supo, ni contestó: «¿Vos conocés a los tres monitos? No veo, no escucho y no hablo», respondió el musculoso.

Después de ganarle ampliamente en el básquet a Marcelo, el custodio sí tuvo problemas para lidiar con el reggaetón. La pareja se vio descoordinada y el «perreo» de Tito dejó bastante que desear. Sin embargo, el jurado fue incompresiblemente benévolo y reconoció carisma y evolución en Speranza. Polino fue la excepción a la regla y dijo: «no me gustó nada». La pareja se llevó 25 puntos.

Fort, el regreso
A pesar de asegurar durante toda la tarde que no visitaría el piso de Ideas del sur, Ricardo Fort apareció segundos antes de que su novia, Claudia Ciardone, reemplazara a María Eugenia Ritó en el ritmo del reggaetón. Seguido por las cámaras desde la puerta, el millonario hizo su entrada triunfal enfundado en un impresionante tapado de visón blanco.

Apenas pisó la pista, Ricky se fundió en un abrazo con Marcelo Tinelli y le agradeció la oportunidad de regresar al Bailando. «Vengo por Claudia, por ella voy a soportar presencias que no me gustan», indicó. «Vos acá, sos la invitada», advirtió Flavio Mendoza desde la mesa evaluadora. «A mí me gustan los hombres bien machos, no los afeminados como vos», se apresuró a responder Fort. «Nos conocemos desde hace mucho, mis bailarines se iban de ‘gatos’ a Miami pagados por vos», retrucó Mendoza.

Dardos iban, dardos venían, de pronto e impulsado por una fuerza desconocida, el coreógrafo saltó de su silla, se dirigió hacia donde estaba Ricky y quiso parodiar junto a él el baile del tema que lo caracteriza. Pero inmediatamente sus guardaespaldas le bloquearon el paso y Mendoza se vio obligado a replegarse: «Me saca la seguridad. Acá tienen al patético de Ricardo Fort», articuló el blondo, indignado.

En medio del fuego cruzado, Claudia Ciardone bailó al ritmo del reggaetón, el cual había podido ensayar por apenas tres días. Fue durante la devolución de Flavio, cuando Ricardo intervino varias veces y se desató la verdadera batahola. El coreógrafo perdió la paciencia y volvió a enfrentarse cara a cara con el productor de Fortuna 2.

Ricky le pidió que volviera a su puesto y el blondo reaccionó pegándole en la nuca. Fort respondió con un golpe en el estómago del coreógrafo, mientras Tinelli y los custodios hacían lo posible por separarlos. Flavio tiró una última patada contra el productor al grito de: «El que quiso llamar la atención fuiste vos, mamarracho».

Pachano intentó poner un manto de piedad y consoló a Ciardone que, a estas alturas, ya había dejado escapar unas cuantas lagrimitas. Ricky abrazó a su novia y dijo a su favor: «Ésta coreografía fue armada para Ritó». En medio del escándalo, la rubia se retiró con 24 unidades y Tinelli intentaba tranquilizar a Mendoza.

«Nadie trajo a Ricardo para que pasara esto», explicó el conductor. Pero Flavio estaba sacado: «Sacalo y seguimos trabajando. Hay que ubicarlo, hay que bajarle los dientes a esta marica», gritaba el blondo. Ricky se despidió pidiendo disculpas, pero esta historia seguramente continuará…

 

Fuente: La Voz del Interior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here