Con dos goles de Suárez, Uruguay le ganó a Perú y es el primer finalista

0
129

Ahora Uruguay, que en los cuartos de final eliminó a Argentina en la definición con tiros penales en Santa Fe, deberá esperar por el ganador de Paraguay-Venezuela, que se medirán hoy por la noche desde las 21:45 en Mendoza, para conocer a su rival de la final.

El seleccionado que dirige Oscar Tabárez apeló a un planteo tal vez mezquino, pero muy efectivo para ser finalista: esperó el error o los errores del rival.

Con un 4-4-1-1 poco «elástico», jugó de contraataque y trató de capitalizar las fallas de una frágil defensa peruana. De hecho fue práctico, vertical y profundo, aunque no mostró juego asociado o una idea futbolística.

Los argumentos para complicar a su rival fueron realmente pocos y pobres: las proyecciones de Alvaro González por la derecha y de Alvaro Pereira por la izquierda; algún toque sutil de un intermitente Diego Forlán, quien está lejísimos del nivel que mostró en el Mundial de Sudáfrica 2010; y la movilidad de Suárez.

En tanto, Perú, con un clásico 4-4-2, apostó sus fichas a Vargas, el cerebro del equipo, y a Paolo Guerrero, el único delantero definido. A todos esto, Vargas y Guerrero sufrieron las marcas personales de Diego Lugano y Sebastián Coates, respectivamente. Y casi no pudieron desnivelar.

El planteo de Tabárez dio resultado, ya que en el primer tiempo prevalecieron sus dos marcadores centrales. Más allá de esto, el equipo de Sergio Markarian siempre trató de manejar y pasar la pelota al ras del piso.

Y en el inicio del segundo período, Uruguay pegó de entrada con el gol de Suárez (delantero tremendo), a los 7 minutos, y luego descansó en su defensa y apostó a algún contraataque. Y 5 minutos más tarde otra vez el atacante de Liverpool inglés, en una «contra» perfecta marcó el2 a 0, tras eludir al arquero peruano.

La expulsión de Vargas (23m.) terminó de definir la historia. Con 10 jugadores y sin Jefferson Farfán ni Claudio Pizarro, los otros dos delanteros estrellas lesionados, fue imposible revertir el marcador.

Luego hubo alguna que otra chance para uno y otro, un par de cambios en Uruguay y nada más. La «Celeste» llegó a una nueva final e irá por su título número 15 para ser el máximo ganador del certamen (hoy comparte ese privilegio con Argentina). Es que quiere volver a ganar una cita continental después de 16 años. El estadio Monumental de Núñez lo espera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here