Con Gallardo como DT, River ganó un título cada 23 partidos

0
304

Copa Sudamericana 2014, Recopa Sudamericana 2015, Copa Libertadores 2015, Copa Suruga Bank 2015, Recopa Sudamericana 2016 y Copa Argentina 2015/2016: seis títulos oficiales en 136 partidos del mismo tono son los que lleva ganado River bajo la dirección técnica de Marcelo Gallardo, el hombre que hoy mantiene en vilo al planeta Millonario.

La cuenta indica que con el Muñeco como DT, el equipo ganó un campeonato cada 22,6 partidos disputados entre el 27 de julio de 2014 cuando debutó contra Ferro por los 16avos de final de la Copa Argentina hasta ayer, que venció a Olimpo por la 14° fecha del Campeonato de Primera 2016, el partido oficial número 136 de su ciclo.

«No pensé nada todavía. Yo dije que iba a detenerme a pensar. No dije ni que me iba ni que me quedaba. Me parece normal que pueda tener después del partido de hoy dos o tres o cuatro días para reflexionar y pensar sobre eso. Ya hablé con Rodolfo (D’Onofrio) y con Enzo (Francescoli), y necesito un par de días de descanso, nada más», aclaró en rueda de prensa tras la victoria en Bahía Blanca.

A Gallardo no le gustaron las críticas que recibió tras perder contra Boca en el Monumental.

Consideró gran parte de la crítica que había perdido la mística, que su equipo ya no tenía su ADN, que el ciclo estaba desgastado cuando, si bien la derrota fue dura e histórica, estaba a cuatro días de jugar la octava final de su ciclo (la de la Copa Argentina que ganó), el que aún no cumplió tres años.

Sus números son asombrosos. De los 136 partidos que lleva dirigidos ganó 65, empató 45 y perdió 26. Cosechó el 59%, una cifra verdaderamente asombrosa.

Ahora el Muñeco, que desde su llegada supo entender los argumentos de la dirigencia cuando no podía cumplir sus primeras necesidades de refuerzos o algunos de sus pedidos técnicos a la hora de los espacios para el entrenamiento del primer equipo y los juveniles, tomó el poder. Ahora quiere que lo escuchen, que le concedan sus pedidos. Logró el gran objetivo del segundo semestre, que era clasificarse a la Copa Libertadores 2017, y ahora todos quieren (¿necesitan?) que se quede.

«Ni abrí ni cerré ninguna puerta. Lo único que dije es que voy a hacer un balance. Yo lo único que dije es que era un momento para reflexionar después de dos años y medio. Es bueno hacer análisis y detenerse a pensar sobre lo que se hizo bien, lo que se hizo mal, lo que hay que analizar y pensar. Sobre todo con un montón de cuestiones que tienen que ver con cómo sigue la cosa», señaló.

La decisión no está tomada pero ayer se vio en Bahía Blanca un técnico agotado mentalmente pero consciente de que es el gran arquitecto de un River nuevamente ganador, con peso en el continente. «Es bueno a veces tomarse un poquito de tiempo, de vacaciones, para ver dónde estamos parados. Después de dos años y medio es bueno que no vea a nadie en estos próximos días», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here