Con Scola y Ginóbili encendidos, Argentina se lució frente a Dominicana

0
132

Con un Malvinas Argentinas apagado y con poca efusividad, la Selección salió a la cancha en busca de la recuperación, tras la derrota en el clásico frente a Brasil, el cual significó el primer traspié del conjunto de Julio Lamas a lo largo del Preolímpicio que se desarrolla en Mar del Plata. Enfrente estaba Dominicana, un equipo fuerte desde su ataque, aunque con una creación controlable y no tan efectiva. En ese duelo, Pablo Prigioni controló el monopolio de la pelota. Argentina amortizó el juego, pero no pudo estirarse en el marcador y cerró el primer cuarto 17-14 a favor. Buena labor de Luis Scola, con seis puntos, y de Federico Kammerichs.

En el seleccionado rival se lució Francisco García, que con la mano caliente aportó nueve de esos 14 puntos dominicanos. Pero en el segundo cuarto, Argentina cambió. Le aportó dinamismo al ataque y apareció Emanuel Ginóbili. El bahiense se cargó el equipo al hombro y con 13 puntos en esos 10 minutos, el equipo de Lamas llegó a estar arriba por 14. De todas formas le faltó cerrar el parcial con inteligencia. Mermó la adrenalina aportada en los primeros minutos, y con un destacado Al Horford, Dominicana acortó la distancia para cerrar el primer tiempo 39-33 a favor del combinado nacional.

En el tercer cuarto, fue de palo y palo hasta los últimos minutos, donde Lamas reforzó el aspecto defensivo para quebrar el juego. Scola reinó en la pintura y le dio oxígeno a Argentina. Fue fundamental un tiro de tres de Delfino sobre el epílogo, un estímulo tranquilizador para afrontar de la mejor manera la última instancia del choque. Así, con Juan Sánchez, Federico Kammerichs y una buena tarea de Hernán Jasen en la recuperación, Argentina se hizo fuerte para cerrar 58-49 el anteúltimo parcial, donde Dominicana llegó a estar a un doble de distancia.

En el último cuarto no hubo partido. Argentina sacó a relucir todo su prestigio y pasó por encima a Dominicana. Con el acelerador a fondo, el equipo de Lamas fue edificando una victoria arrolladora. Con un Scola notable (25 puntos) y un Ginóbili (17) que destelló magia en dosis altas, el equipo nacional no le dio chances a su rival y cerró el partido con un contundente 84-58.

El sábado afrontará las semifinales ante Dominicana (si Puerto Rico le gana a Brasil) o Puerto Rico (si los caribeños caen ante el conjunto de Magnano). Será la hora de la verdad, el gran desafío para el que se preparó esta “Generación Dorada”, que volvió a mostrar su talento y quedó muy cerca de Londres, la última estación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here