Con una gran tarea de Ginóbili, Argentina venció a Venezuela en Mar del Plata

0
153
Crédito foto: Télam

Como ocurrió a los largo de todo el Preolímpico, Argentina comenzó su juego ante Venezuela con mucha intensidad. Un buen trabajo de Luis Scola bajo el poste y la mano caliente de Andrés Nocioni, le dieron al conjunto de Julio Lamas la tranquilidad para estirarse en el marcador y marcar una buena diferencia de entrada, pero en la mitad del primer cuarto, los venezolanos cerraron espacios, fueron picantes en el ataque y a través de Greivis Vázquez, Héctor Romero y Windi Graterol, se pusieron a dos puntos.

Sin embargo, el cierre de Argentina fue otra vez plagado de intensidad y cerró la primer parcial 30-20 a favor, con un triple de Juan Sánchez, otro de Nocioni y un doble sobre la chicharra de Scola. Así, con un buen aporte también de Emanuel Ginóbili, la Selección aplacó las dudas y dejó en claro que cuando aprieta el acelerador poco podrán hacer sus rivales.

En el segundo cuarto fue Argentina otra vez quien manejó los tiempos del partido. Con un Ginóbili excepcional (marcó tres triples sobre tres intentos), el seleccionado argentino comenzó a marcar el camino del partido: concentración, dinamismo y el apriete del acelerador cuando Venezuela se acercaba. Porque así juega este plantel, explota sus energías, las recupera, las guarda y las utiliza cuando hace falta. Así Argentina, que a de a ratos no supo mostrar su mejor cara en defensa, cerró la primera mitad por 51-43.

Luego del descanso, la emotividad fue la misma. Poco varió. Porque Argentina siguió igual y Venezuela, cuando lograba acomodarse al partido, volvía a sucumbir ante la furia del equipo de Lamas, que lo dejaba venir hasta que se despabilaba y volvía a alejarse en el marcador. El inicio del cuarto varió entre los cuatro y diez puntos de ventaja casi con permanencia. Aunque Argentina cerró el parcial con tres jugadores claves que le dieron respiro cuando “La Vinotinto” quería apurar: Ginóbili, Scola y Prigioni. El base, con sus tiros de tres, fue determinante para ahuyentar las aspiraciones del seleccionado rival. Así cerró 79-72 para encarar los diez minutos finales.

En ese último cuarto, de la mano de un notable Ginóbili (26 puntos y goleador del partido) y una efectividad altísima desde los tres puntos (fueron 18 sobre 28 intentos), Argentina fue estirando su ventaja con el correr de los minutos y estacó el partido con un contundente 111-93, demostrando otra vez su holgura y experiencia para manejar los partidos, hasta los más complicados, como lo fue este juego frente a Venezuela.

Mañana será el turno del clásico ante el Brasil de Rubén Magnano, el forjador de esta Generación Dorada. Seguramente, la gente colmará el Polideportivo Malvinas Argentinas y con su aliento, junto al corazón de este equipo, buscarán dar un nuevo paso hacia Londres 2012, que esta cerca…cada vez más cerca.

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here